Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Centro de Gestión de la Movilidad de Madrid: “Parece que los coches han desaparecido”

El día de la puesta en marcha de las medidas de restricción del tráfico en la capital la reducción de vehículos en las calles supera todas las expectativas

La cuesta de San Vicente, vacía a la una de la tarde. En vídeo, así ha sido el primer día de Madrid Central.

La plaza de España, la Gran Vía, las rondas y los bulevares, el paseo de la Castellana, la calle de Alcalá, Doctor Esquerdo... han amanecido casi sin coches este viernes. "Parece que han desaparecido de la ciudad", afirma "muy sorprendida" Marta Alonso, subdirectora general de la Regulación de la Circulación del Ayuntamiento de Madrid, pasando de una pantalla a otra en el Centro de Gestión de la Movilidad (CGM) municipal. La puesta en marcha de Madrid Central, el área de tráfico restringido de la almendra central, "ha superado todas las expectativas". "Tendremos que ver dónde se han metido", añade la experta.

El Ayuntamiento ha observado entre las siete de la mañana y las siete de la tarde una reducción en la intensidad del tráfico variable, con un rango entre el 5,7% en San Bernardo al 23,5% de la calle Toledo y el 31,8% en Gran Vía. En el perímetro de la zona restringida tambien bajó en un 1,4%. La velocidad en los autobuses de la M-30 ha subido en un 14%.

El comportamiento del tráfico, que depende del factor humano, es "impredecible". Hay elementos que pueden haber influido en que la circulación sea fluida este viernes, como que no sea un día de lluvia, que no haga demasiado frío o que es fin de mes y la gente coge menos el coche. Pero "un día en que de repente desaparecen los vehículos no lo había visto nunca", insiste incrédula la subdirectora general. En la M-30, la hora punta ha transcurrido con normalidad, con un ligero aumento del 1,8% de intensidad, y en los distritos periféricos se ha mantenido el flujo habitual. En las calles se ven sobre todo taxis, vehículos de transporte compartido, de reparto de mercancías y autobuses. "Esto demuestra que la circulación en el centro no es de los residentes", señala Alonso. Es una de las pocas conclusiones con las que se atreve este viernes.

Los responsables del control del tráfico en el Ayuntamiento suponían que la entrada en vigor de las normas de limitación de tráfico en el centro podría reducir algo el número de vehículos, pero de forma moderada, dado que está en fase informativa y todavía no hay sanciones. No ha sido así. No salen de su asombro con puntos permanentemente atascados. La situación en la cuesta de San Vicente, donde desemboca la A-5, este viernes a media mañana solo es comparable a un domingo a las siete de la mañana, aseguran. "Estamos contentos y sorprendidos", dice Alonso. La segunda conclusión del día es que los madrileños están bien informados y son cívicos, como ya auguraba este jueves la concejal Inés Sabanés.

La Castellana, Raimundo Fernández Villaverde, Alcalá y Doctor Esquerdo, vacías a las 11.20 de la mañana este viernes.
La Castellana, Raimundo Fernández Villaverde, Alcalá y Doctor Esquerdo, vacías a las 11.20 de la mañana este viernes.

"Pensaba que en el perímetro de Madrid Central íbamos a tener más problemas pero, o la gente ha usado el transporte público o se han movido por vías exteriores como la M-40", añade Alfredo Esteban de la Torre, jefe del departamento de Tecnologías del Tráfico del Consistorio. Hay tan poca actividad en las calles y el día es tan extraño que hasta en el centro de control se nota más silencio del habitual. Casi no han tenido que alertar y hacer llamadas a los servicios de movilidad y de policía.

A menos coches, menos incidencias y menos accidentes. "Se produce un círculo virtuoso", dice Esteban. Los agentes de movilidad están desplegados por la ciudad y pendientes de resolver situaciones que compliquen el tráfico, pero excepto en algunos puntos donde ha habido algo más de congestión, como en momentos puntuales en Alonso Martínez o en Colón —por unas obras en Recoletos–, no han tenido que intervenir demasiado.

Hay expertos que defienden que ante el atasco en el acceso a las ciudades hay que ampliar las vías con más carriles. "Si creas más capacidad, se mantiene el atasco y se genera más demanda", opina Esteban. Es lo que técnicos como él llaman el efecto "demanda inducida". Lo que ha pasado este viernes en Madrid, en su opinión, es lo contrario: al limitar el acceso al centro se han esfumado los coches.

Alonso y Esteban, aunque no ocultan su satisfacción, llaman a la prudencia. "Hay que analizar los datos reposadamente y no precipitarse", señalan. Y ver si la reducción de este viernes se consolida. Recuerdan, además, que con el puente de diciembre y la Navidad llegan semanas con tráfico especial. Están esperanzados, pero antes de concluir que la puesta en marcha de Madrid Central ha sido un éxito, tienen por delante semanas de análisis de información de fuentes diversas, como los del transporte público y los datos de las vías que dependen de la Dirección General de Tráfico (DGT).

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información