Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cinco gestores de la sanidad concertada cobran más que Torra

Los cargos de otra veintena de centros también reciben salarios superiores a los de la consejera de Salud

El director gerente del instituto Guttmann y el presidente Quim Torra.
El director gerente del instituto Guttmann y el presidente Quim Torra.

Los sueldos que se manejan en los despachos de la sanidad concertada están muy lejos de los 9.907 euros anuales de salario mínimo interprofesional. Tan lejos están que, en algunos casos, incluso superan los 150.000 que cobra, por ejemplo, el presidente de la Generalitat, Quim Torra. Según los documentos a los que ha tenido acceso EL PAÍS, entre 2014 y 2016 hasta cinco directivos de la sanidad concertada llegaron a percibir un sueldo superior al de Torra. Los cargos de otra veintena de centros también tienen retribuciones por encima de las de la consejera de Salud, Alba Vergés.

La red sanitaria pública (Siscat) está formada por hospitales dependientes de la Generalitat y consorcios y empresas públicas (participadas por la Administración local y / o autonómica). Pero también están en el sistema otros proveedores de titularidad privada con o sin afán de lucro (fundaciones, entidades del tercer sector, empresas) que conciertan su actividad con el Servicio Catalán de la Salud (CatSalut).

Si bien las retribuciones de los gestores de los centros públicos son conocidas, poco o nada se sabía de lo que cobran los directivos de las entidades concertadas con el CatSalut. Este diario ha accedido a unos documentos que recogen, previa solicitud a través de la Ley de Transparencia, los sueldos de los altos cargos de más de un centenar de centros sanitarios.

Hasta la fecha, el sueldo más alto conocido en la sanidad catalana era el de la gerente del Parc Salut Mar, Olga Pané, con 126.270 euros anuales. Sin embargo, los datos —en los que constan las retribuciones de 2014 a 2016 en 120 centros—, muestran que algunos gestores de la concertada duplican ese sueldo. En concreto, el director general del hospital Plató de Barcelona se lleva la palma: en 2014 percibió 287.337 euros. En los dos años posteriores, no obstante, su sueldo cayó a 152.614 (2015) y a 135.000 (2016). El centro, de referencia para 150.000 personas, tiene unas cifras de negocio de 41,8 millones y el 85% corresponde al concierto con el CatSalut (35,7 millones en 2017).

El Institut Guttmann, especializado en neurorehabilitación, sigue al Plató. El director gerente de la entidad ganó 174.407 euros en cada uno de esos años. El centro dispone de unos 20 millones de euros de presupuesto, el 70% concertado con el CatSalut.

En 2014, los gestores de Mútua de Terrassa y el Grup Pere Mata coinciden en sueldos: 160.552 y 160.672, respectivamente. Ambos directivos se bajaron ligeramente sus retribuciones en los dos años posteriores. Mútua de Terrassa, de referencia para 260.000 personas del Vallès, recibe 118,2 millones del CatSalut. El Grup Pere Mata concierta con el CatSalut para dar asistencia sociosanitaria y de salud mental.

El responsable del Grup Mutuam cierra el ránking de los cinco mejor pagados por encima del presidente de la Generalitat, con una retribución en 2015 de 158.760 euros. Una portavoz del centro indicó que “la cifra no es correcta”, aunque en la respuesta de Salud a la petición de Transparencia se especifica que el sueldo del director general fue de 147.000 como retribución fija y de 11.760 euros de la parte variable (que puede llegar a ser el 10% del sueldo base, aclara el documento).

Los datos recopilados revelan también que otra veintena de gestores tenían sueldos por encima del que percibe ahora la consejera de Salud, Alba Vergés (112.000 euros). Así, destacan los responsables de algunas entidades de base asociativa (EBA), una controvertida figura administrativa que funciona como una cooperativa de médicos que gestionan un centro de atención primaria. Algunos directivos de las EBA superan los 100.000 euros y alcanzan, en algún caso, los 130.000.

El presidente del sector de hospitales concertados del sindicato Metges de Catalunya, Xavier Lleonart, ha sido el artífice del estudio que desgrana los sueldos de los altos cargos de numerosos centros de la red pública. La ley permite conocer los sueldos de las empresas privadas si los ingresos públicos de la compañía superan el 25% del volumen total (en algunos casos, el concierto supone más del 90%). Y a ellas se dirigió Lleonart, que envió 121 peticiones al Portal de Transparencia para conocer los sueldos de los directivos.

La tarea de recopilar la información, sin embargo, fue más ardua y tediosa de lo que esperaba Lleonart: las respuestas no siempre atendía a las demandas y las 120 solicitudes se convirtieron en un entramado de recursos y contrarrespuestas que acumularon un millar de correos electrónicos y 400 notificaciones digitales.

“Yo no cuestiono si esos sueldos son o no muy altos. Lo que digo es que hay una desproporción evidente entre los sueldos de los directivos y los de los profesionales médicos”, zanja Lleonart. El facultativo ha reclamado al Departamento de Salud “más transparencia” en las retribuciones de los altos cargos, “que se puedan revisar en la Central de Resultados de la Agencia de Calidad y Evaluación Sanitaria (AQuAS)”.

El anterior director del CatSalut, David Elvira, ya lanzó una instrucción en 2017 que obligaba a todos los proveedores de la red pública (también los de titularidad privada) a publicar las retribuciones de sus altos cargos, así como el organigrama de la compañía y el número de directivos que constan. Además, Salud incorporó a los contratos con los centros una cláusula de transparencia y, el pasado julio el Govern aprobó una guía de transparencia para las entidades del sector público. Sin embargo, la parálisis política retrasó la implantación de estas medidas en todos los centros sanitarios. “Se prevé hacer un seguimiento del grado de cumplimiento a partir de enero de 2019”, aseguran fuentes de Salud.

Con todo, si bien el hospital Plató es paradigmático por la alta retribución de su director general en 2014, también ha sido uno de los centros que sí ha cumplido la instrucción de Salud y ha empezado a publicar en su página web el sueldo de su máximo responsable. En 2018, el salario del director general ascendía a 118.000 euros, casi un 60% menos que en 2014.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >