La Generalitat ha cobrado ocho rescates en una década

Unas de las víctimas imprudentes han tenido que pagar casi 3.000 euros

Tareas de búsqueda de la pareja perdida.
Tareas de búsqueda de la pareja perdida.bombers

La Generalitat ha cobrado ocho rescates por la imprudencia flagrante de las víctimas, con importes que en algunos casos rozan los 3.000 euros, en la primera década desde que entró en vigor la tasa que en octubre de 2008 creó el tripartito para concienciar de la importancia de actuar con prudencia.

En una entrevista con Efe, el director general de Prevención, Extinción de Incendio y Salvamento, Manel Pardo, ha destacado que esta iniciativa, que entró en vigor en octubre de 2009, un año después de su creación, ha tenido un “buen impacto”, ya que su objetivo no es recaudatorio, ni como “castigo”, sino potenciar la prevención para reducir la cifra de rescates.

Desde entonces, y tras un año en prueba, la Generalitat ha activado este mecanismo en ocho casos: 2 en 2011, ya con CiU en la Generalitat, 1 en 2013, 2 en 2014, 1 en 2015 y 2 en 2018. El precio que se hace pagar a las personas rescatadas varía en función de los medios movilizados para su evacuación, por lo que la factura cobrada por la Generalitat oscila entre los 507 euros y los 2.880 euros.

La decisión última sobre en qué casos se cobran los rescates, según Pardo, recae en los técnicos, que analizan el incidente. “Se aplica el cobro solo en casos de imprudencia manifiesta, cuando no hay ningún tipo de duda. Si existe una mínima duda no se aplica”, ha resaltado Pardo. La mayoría de los casos son descartados, con menos de uno al año de media en la última década.

Los casos que se han cobrado hasta ahora son por imprudencias como intentar cruzar el río Muga en coche, pese a que el acceso estaba cerrado, el de un esquiador que quedó atrapado en un alud fuera de pistas y con el acceso cerrado o unos montañeros evacuados de una zona cerrada al público en la vía ferrata de Montserrat. Los Bomberos todavía analizan si cobrar a una pareja que quedó atrapada en el Puigpedròs en octubre. Subieron a pesar de la advertencia de mal tiempo del responsable del refugio donde se hospedaban.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS