Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colau pone en marcha un servicio municipal de dentistas para usuarios de los servicios sociales

La clínica tiene tres consultas y por ahora solo atenderá a adultos

Un paciente en el dentista.
Un paciente en el dentista.

El gobierno de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha puesto en marcha un servicio municipal de dentistas para usuarios de los servicios sociales. Una prestación que está pensada para que las familias con pocos recursos tengan acceso a los tratamientos que no cubre la odontología del sistema sanitario público que solo ofrece revisiones y extracciones de piezas. En una primera fase el servicio solo atiende a adultos, porque la cartera de servicios que atiende la red pública es menor que en menores.

El nuevo servicio, que lleva tres meses en funcionamiento, consta de tres consultas que se han ubicado en las instalaciones de lo que fue el Pamem, la antigua mútua municipal. El servicio tiene capacidad para atender 6.000 visitas anuales. Por ahora, ha atendido a 116 pacientes. El consistorio calcula que los servicios de odontología podrán realizar unas 4.000 visitas y 2.000 tratamientos al año, además de 2.300 higienes.

Los profesionales del servicio son del Consorcio de Salud y Social de Cataluña y el coste anual sumando el personal y material será de 370.000 euros anuales. De hecho, los servicios sociales municipales ya destinaron el año pasado 250.000 en costear gastos de dentista de sus usuarios.

Colau ha vinculado la puesta en marcha del servicio al hecho de que “la prioridad del gobierno es la lucha contra las desigualdades y el gasto social”. En este marco, ha subrayado, “uno de los pilares básicos es la salud” y ha recordado programas de salud en los barrios, la Mesa de Salud Mental o el impulso del Plan de Drogas. La alcaldesa también ha lamentado que la salud dental “esté excluido del servicio público” señalado la oportunidad de “reconvertir el antiguo Pamem”. Colau ha instado a quienes tienen competencias en materia de salud “a revisar la cartera de servicios” para que no solo el consistorio asuma el coste.

La comisionada de Salud, Gemma Tarafa, ha explicado que para ser paciente de esta clínica municipal, los criterios son estar atendido por los servicios municipales o los centros que atienden a personas drogodpendientes o sin hogar. También es necesario ingresar menos de 530 euros mensuales y, lógicamente, que un dentista de la red pública diagnostique un tratamiento no incluido. Estos servicios son tratamiento de caries, prótesis, férulas de descarga o higienes dentales.

El gobierno municipal entiende que las patologías que atienden los odontólogos pero no están cubiertas por el sistema público pueden reducir la calidad de vida de las personas y que tener acceso a ellas depende claramente del poder adquisitivo. La última encuesta de salud pública apunta que casi el 60% de los barceloneses no ha visitado el dentista en el úlitmo año y que entre quienes han ido, solo una cuarta parte son familias con pocos recursos.

“Llevaba cinco años sin poder ir al dentista”

Anna Calvo tiene 69 años, es vecina de “las casas baratas de Horta, el barrio de Can Peguera” y paciente de la clínica municipal de odontología. Cuando “el dentista del seguro” le recomendó visitar uno privado casi se cae “de culo” cuando vio el precio: 3.500 euros. También le sugirieron que acudiera a Cruz Roja para obtener alguna ayuda. “Me daban 100 euros, no tenía ni para una limipieza” asegura tras visitar al dentista por primera vez en mucho tiempo. “Llevaba cinco años sin poder ir al dentista”, celebra.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información