Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El comité de empresa de Ford Almussafes prevé cambios en la plantilla y en la fabricación

La compañía se prepara para rediseñar su negocio en Europa tras la caída de ventas

Un trabajador en la planta Ford de Almussafes (Valencia).
Un trabajador en la planta Ford de Almussafes (Valencia). EL PAÍS

“Se avecinan dificultades para la empresa que afectarán a todas las plantas de Europa”, ha comunicado a EL PAÍS Carlos Faubel, presidente del comité de empresa de Ford. Tras ocho horas de reunión entre la directiva de Ford en Europa y la representación sindical de la empresa, Faubel ha expresado su “incertidumbre” ante los cambios inminentes que podrían llevarse a cabo, después de que la empresa haya comunicado al comité que está ultimando un plan de rediseño cuyos ajustes se aplicarán entre enero y junio de 2019. El plan tendrá que ser aprobado en EE UU por la junta de accionistas que tiene prevista una reunión en diciembre de este año y donde anticipará las claves del proyecto. “Nuestra era está cambiando, y con ella cambiarán las plantillas, el empleo y el modelo de fabricación”, ha afirmado Faubel.

La dirección de Ford Europa avanzó ayer que se ha producido una caída de ventas desde enero del 1,5% con 855.916 unidades, pese a crecer en octubre un 3,4% en Europa, hasta las 108.200 unidades de vehículos. En el último mes, con estas matriculaciones, la cuota de mercado de Ford en Europa es del 8,2 %, lo que supone 0,6 puntos porcentuales más en tasa interanual, según ha comunicado la empresa. Del total de ventas, 75.800 han correspondido a turismos, el 2,5 % menos en tasa interanual. La cuota de mercado de Ford en este segmento es del 7 %, 0,3 puntos porcentuales más que hace un año. “Los resultados en Europa van muy mal, se están estancando y hablamos del mismo ciclo año tras año. Ha llegado el momento en el que la compañía tenía que tomar decisiones importantes”, declara Faubel.

El pasado mes de octubre, el presidente de Ford Europa, Steven Armstrong, comunicó a los representantes sindicales que la compañía revisará “todas” las plantas de producción de vehículos y motores que tiene en Europa. Una decisión que podría pasar por el cierre de fábricas, el recorte de personal y la reducción de la producción. En la planta valenciana de Almussafes se vive una incertidumbre constante. “Estamos unidos a una factoría global, una fábrica no puede sobrevivir sola” ha afirmado Faubel. La planta valenciana emplea a 7.600 personas para llevar a cabo una fabricación de 1.840 vehículos al día. “Almussafes tiene una carta de presentación muy buena y su trayectoria les avala, pero es parte de un conjunto mucho más grande y los cambios van a resonar en todas las plantas sin excepción”, explica el presidente del comité.

La dirección de la compañía y UGT, sindicato mayoritario en la factoría valenciana, acordaron el pasado día 9 acometer un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), que contempla paros de producción hasta el 31 de enero de 2019. Las condiciones del ERTE son las mismas que en el último expediente que terminó en julio: hasta el 80% del salario bruto y el 100% de las pagas, vacaciones y antigüedad de los trabajadores. Desde la Generalitat Valenciana se espera que “haya un acuerdo favorable lo antes posible”. Así lo indicó hace una semana la vicepresidenta de la Generalitat, Mónica Oltra, que abogó por dejar a las partes implicadas trabajar para alcanzarlo. Oltra subrayó que el “compromiso de Ford con el parque logístico está demostrado" e incidió en que “se resientan lo menos posible los derechos de los trabajadores” con un acuerdo “lo menos dañino para la parte trabajadora”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información