Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iceta y Torra se enzarzan por la paga a los funcionarios

El líder del PSC le acusa de incumplir un acuerdo del Parlament y el president le acusa de "cinismo"

Quim Torra, junto a Inés Arrimadas. Detrás, Miquel Iceta.
Quim Torra, junto a Inés Arrimadas. Detrás, Miquel Iceta.

El líder del PSC, Miquel Iceta, y el presidente de la Generalitat, Quim Torra, se enzarzaron este miércoles en el Parlament a cuenta de la devolución a los funcionarios de las pagas extras de 2013 y 2014. Durante la sesión de control el líder socialista preguntó al president los motivos por los que Cataluña es la única comunidad que no había devuelto ese dinero a los trabajadores públicos y Torra respondió a Iceta que “chorreaba cinismo” y culpó a la ministra de Política Territorial y Función Pública de que no se hubiera producido el abono de las pagas.

Iceta recordó en su intervención el acuerdo del Parlament del 9 de octubre por el que se había de devolver la paga a los empleados públicos entre 2018 y 2020 e inquirió a Torra si su Gobierno pensaba cumplir el mandato parlamentario y rectificar el anuncio de la Generalitat de que no se completaría la devolución del dinero hasta 2026. El líder del PSC recordó que los sindicatos consideraban “insultante” esa propuesta y le inquirió a que se cumpliera el mandato de la Cámara.

“¿Piensa preguntarle a la ministra Batet porqué nos encontramos en esta situación?”, respondió de manera escueta Torra a Iceta para referirse al límite de gasto que tienen establecidas las comunidades autónomas. El líder socialista tiró de ironía y respondió que el Estatuto no permitía una presidenta de la Generalitat alguien que no fuera diputado e instó a Torra a ceder su sitio a Batet, “Todos saldríamos ganando”, añadió.

Iceta argumentó después que Torra no tenía respuesta a su pregunta y le pidió que no se escudara en la ministra, pero su petición cayó en saco roto. “Pues sí, me remito a su ministra. Llámela y pregúntele cómo fue la conversación que tuvo con la consejera Artadi, porque todo es un tema de techo de gasto”, replicó el presidente de la Generalitat antes de ir más allá. En ese momento, Iceta esgrimió su teléfono móvil y simuló que estaba llamando a Batet mientras se oían las voces de fondo de la bancada socialista.

“Mire, hoy, señor Iceta, ha hecho un ejercicio de cinismo realmente espectacular. ¿Ha salido ya del hemiciclo y está seguramente chorreando por la escalera noble el cinismo que usted lleva?, preguntó Torra al líder socialista. Esa intervención provocó la reacción de los diputados del PSC que obligaron al presidente del Parlament, Roger Torrent, a pedir silencio, mientras Iceta levantaba la mano y se le recordaba que ya había preguntado.

Fue entonces cuando el presidente de la Generalitat continuó con su respuesta y acusó a los socialistas de no haber aprovechado la “oportunidad de oro” que tenían para “humanizarse”. Torra recordó que los socialistas apoyaron la aplicación del artículo 155 de la Constitución que supuso la intervención de la autonomía y preguntó a Iceta qué habían hecho los socialistas “desde que nuestros presos políticos están en la cárcel”.

Antes de que se produjera ese rifirrafe, Iceta recriminó desde la tribuna a Torra que le replicase desde el escaño cuando se había negado a responder a los grupos parlamentarios. Al final, el portavoz de Junts per Catalunya, Albert Batet, reclamó de Torrent que vele por el “respeto” hacia el presidente de la Generalitat.

Pese a la respuesta que ya se había producido, la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, volvió a preguntar a Torra por la devolución de la paga a los funcionarios y le acusó de estar más pendiente de crear “chiringuitos” a favor de la independencia, que de sus trabajadores, un argumento habitual de la líder de la formación naranja.

El presidente de la Generalitat rebajó mucho el tono que había mantenido minutos antes con Iceta, se mostró moderado y admitió a Arrimadas que era “gravísimo” el incumplimiento de la Generalitat con sus funcionarios. La culpa, dijo, es del endémico problema del déficit fiscal que afecta a las finanzas catalanas.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >