Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“No temo a las multas, Madrid Central será intuitivo y fácil de usar”

Inés Sabanés, delegada de Medioambiente y Movilidad, cree que el PP es “irresponsable, electoralista y partidista” por llevar el plan municipal a los tribunales

Inés Sabanés, delegada de Medioambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, este lunes en su despacho.

El mismo día en que la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid aprobó el acuerdo para la entrada en vigor de Madrid central, el grupo municipal popular anunció un recurso al Tribunal Superior de Justicia de la ordenanza de movilidad que contiene el plan de acceso restringido al centro y la Comunidad de Madrid amenazó con acudir también a la justicia. Inés Sabanés, delegada de Medioambiente y Movilidad, consideró “irresponsable, electoralista y partidista” al PP. El principal proyecto del Área que dirige empieza a estar judicializado y la ampliación de BiciMad tampoco avanza porque un juzgado investiga su municipalización. Sabanés denuncia que los partidos ponen sus intereses por delante de las instituciones y de los ciudadanos.

P. ¿Qué responde el Ayuntamiento al recurso del PP?

R. No tiene viabilidad. Se está elevando el nivel de tensión poniendo en riesgo los elementos básicos que sustentan esa ordenanza, que son la lucha contra la contaminación y la mejora del espacio público de la ciudad.

P. ¿Se pueden reconducir las relaciones con el PP?

R. Yo siempre creo que incluso en momentos de altísima tensión todo es reconducible. Es un proyecto de ciudad, avanzado, que encaja con normativas europeas. En la medida en que lo veamos desde un punto de vista institucional y no de partidos, se puede y se debe.

P. Ha mencionado “el principio constitucional de autonomía local”. ¿Se plantean apelar al Tribunal Constitucional si interfieren en sus competencias?

R. Es bastante grave que en temas de clara competencia municipal se pretenda que la administración autonómica fuera jerárquica con respecto a los Ayuntamientos. Seguiré apelando a este principio. ¿Ir al Constitucional? Si las cosas fueran muy a mayores…

Inés Sabanés, durante la entrevista.
Inés Sabanés, durante la entrevista.

P. El 30 de noviembre, cuando llegue Madrid Central, ¿habrá más atascos?

R. No. Evitar que se cruce por la ciudad tiene que significar mayor fluidez, también para el transporte público, y mejoras en la ciudad. Pensar en atascos es tener en el centro de la movilidad al automóvil, y no la movilidad de todos los que van en autobús, andando, en tren, en metro, en bici… A veces no calculamos la tensión que a la mayoría nos genera una minoría, los coches, que ocupan un 80% del espacio.

P. ¿Qué va a pasar el día que entre en vigor?

R. La gente tendrá una información, verá una señalización. Habrá controles aleatorios informativos en el interior. Habrá indicaciones que —por el tiempo en que se produce, en Navidad—, irán ordenando el tráfico.

P. ¿Esperan que la gente cumpla antes de que les multen?

R. Ya hemos tenido los protocolos de actuación en episodios de alta contaminación y la gente cumplió en el 95% y el resto, posiblemente, tenía permiso. Hay una convicción de la gente de que hay que actuar por salud.

Fuente: Ayuntamiento de Madrid. EL PAÍS

P. Que el plan funcione depende del transporte, que a su vez depende de la Comunidad. ¿Se ha hecho lo suficiente para evitar que la relación estalle?

R. Sí. La Comunidad ha aprovechado un proyecto que tiene una incidencia en el transporte público, pero más o menos normal, para de alguna manera cubrir los problemas que sin Madrid Central y sin ninguna actuación municipal tiene el metro. Habrá un trasvase pero creemos que con una actuación de demanda normal del transporte, funcionará perfectamente.

P. ¿No es necesario un refuerzo del transporte?

R. Primero hace falta recuperar las frecuencias del Metro de 2012, porque hablamos de refuerzo como si funcionara bien. Con esa recuperación y la adecuación anual al crecimiento, funcionará.

La delegada de Medioambiente y Movilidad, en su despacho municipal.
La delegada de Medioambiente y Movilidad, en su despacho municipal.

P. ¿Tienen miedo a las multas antes de las elecciones?

R. No. Primero porque los dos meses de aplicación sin multas sirven para ver cómo funciona el sistema, si hay puntos que no hemos explicado bien. Segundo, porque ya tenemos la experiencia de funcionamiento de las cuatro áreas de prioridad residencial (APR). Y tercero, porque Madrid Central es mucho más intuitivo y más fácil de usar. La mayoría de la gente atiende perfectamente a las señales sin que le tengan que poner una multa.

P. Prometieron 12 aparcamientos disuasorios nuevos y solo hay uno. ¿Qué ha pasado?

R. Seguramente fuimos muy optimistas a la hora de calcular los tiempos, porque a veces hay que trabajar sobre terrenos que no son municipales. Toda esa tramitación nos ha llevado más tiempo del que pensamos. Es un proyecto que viene de anteriores legislaturas y siempre se aparcaba. La gente puede tener la seguridad de que ahora está estudiado, evaluado y es un proyecto que no tiene retorno. Hoy hay unas 4.000 plazas en aparcamientos disuasorios.

P. El Ayuntamiento ha hecho concesiones y excepciones sobre Madrid Central. ¿No supone eso improvisación?

R. Si a seguir viendo qué es lo que más le preocupa a algunas partes que, a pesar de llevar dialogando dos años no se han enterado, y analizar algunas cuestiones puntuales, se le llama improvisar..., yo lo llamo dialogar.

P. ¿Cómo convencería a quienes se oponen a Madrid Central?

R. Va a suponer una transformación imprescindible de la ciudad, que va en línea con lo que están haciendo otras ciudades y tenemos el aval de instituciones muy relevantes. Y que escuchen a los profesionales de la sanidad, a los neumólogos, a los pediatras que están diciendo que esto ya debería estar en funcionamiento.

P. Se anunció una ampliación de BiciMad de 42 estaciones y 2.500 bicis. ¿Dónde están?

R. Espero que a finales de 2018 principios de 2019 cumplamos con nuestro compromiso. Han pasado muchas cosas: la judicialización del caso, la comisión de investigación, que han podido poner trabas. BiciMad es una de las experiencias más positivas que ha tenido la ciudad y hemos conseguido resolver un conflicto que amenazaba con dejarnos sin bicicleta. Poner tantas trabas es operar en contra de los ciudadanos.

P. ¿Está contenta con la política ciclista municipal?

R. Se ha avanzado en la bicicleta, se han hecho kilómetros de carril bici, y hay elementos muy positivos, pero ha habido un cierto debate entre si son mejores los ciclocarriles o los carriles protegidos. La reducción de la velocidad es fundamental para que todos los medios de transporte puedan convivir.

P. ¿Cómo controlarán la reducción de velocidad a 30 km?

R. Con campañas de concienciación y con radares. En carretera la gente tiene interiorizados los límites sin que los marquen constantemente. En el ámbito urbano hay que trabajar en la misma dirección.

P. La limpieza es el principal problema de los madrileños. ¿Qué han hecho para compensar el contrato que heredaron?

R. Lo primero, un reequilibrio de los contratos en base a las calles para contar con más trabajadores de limpieza; se han hecho dos campañas de concienciación y campañas intensivas en algunos barrios; se han incrementado las inspecciones y las sanciones. Habíamos mejorado mucho, pero hubo un bajón en verano que se ha notado y que ha hecho incrementar las reclamaciones.

P. ¿En qué se puede mejorar?

R. Tenemos que tener especial cuidado con el comercio, incrementar la recogida del cartón y concienciar para que hagan un tratamiento de los residuos que generan. Los comerciantes deben hacerse corresponsables de la basura que generan, y pedirnos contenedores si los necesitan.

P. ¿El Ayuntamiento considera que Madrid está más sucio porque los ciudadanos son más incívicos?

R. Hace años la ciudad no estaba más limpia, sino que se limpiaba más. Yo no califico a los madrileños de incívicos ni les culpabilizo de la situación de la ciudad. Hay factores que se entrelazan: no se han hecho hace tiempo campañas de sensibilización para considerar el espacio público como una cuestión colectiva. Por otro lado, las sanciones, que en tráfico se entienden muy bien, también hay que incorporarlas. La mayoría de gente cumple, nos tenemos que dirigir a los pocos que incumplen. También se ha intensificado la actividad económica y eso ha hecho que se use y se ensucie más el espacio público.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información