Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Govern apuesta por una República digital hasta que pueda “controlar el territorio físico”

El ‘conseller’ de Políticas Digitales plantea una identidad digital catalana y pronostica un proyecto de moneda propia

Jordi Puignero
Jordi Puigneró, consejero de Políticas Digitales y Administración Pública. efe

El consejero de Políticas Digitales y Administración Pública de la Generalitat, Jordi Puigneró, ha anunciado que el Govern apuesta por crear una República en la nube de internet. “Las herramientas digitales serán fundamentales para hacer persistir a la nación catalana hasta el día que seamos capaces de controlar el territorio físico", aseguró en una conferencia ante miembros de la asociación independentista Sobirania i Justícia. Constatando que el 1 y el 27 de octubre de 2017 el Govern no pudo controlar el territorio o decidió no hacerlo, el Departamento del conseller trabaja para crear una especie de red social que separará “la nación” del espacio físico. “Veremos iniciativas de monedas digitales en un futuro no muy lejano”, afirmó preguntado por si el Govern baraja impulsar una criptomoneda propia.

Puigneró dijo que las piezas de la nueva infraestructura en la red no las construirá todas el Ejecutivo catalán. La responsabilidad de algunas de ellas recaerá en el Consejo de la República, el ‘Govern paralelo’ en Bruselas que se presentará el próximo martes. Otros de los elementos de la República digital los ideará, según el conseller, la sociedad civil.

La identidad digital servirá para “dar servicios” a los ciudadanos y no será un “elemento de control como el DNI”. El voto electrónico, que actualmente se está tramitando en el Parlament, será otro de los puntos claves del proyecto, pensado sobre todo para los residentes en el extranjero. La República digital también prevé dar la posibilidad a los ciudadanos de que compartan datos de forma pasiva, como los del tráfico. Ahora muchos conductores los comparten con Google Maps. La idea sería poder compartirlos en la red catalana.

La nueva infraestructura utilizará una red de telecomunicaciones propia de la Generalitat, que actualmente llega a 33 de las 42 comarcas, para que no pueda ser intervenida como pasó con el cierre de webs por parte de la Guardia Civil en los días previos al referéndum. Puigneró está imputado por la organización de la votación declarada ilegal por el Tribunal Constitucional por su anterior cargo de secretario de Telecomunicaciones. Por ese motivo, evitó contar con detalle algunos de los aspectos del proyecto.

"No podemos permitir que controlen a las personas", aseguró Puigneró, que resaltó que "una España analógica domina muy bien la porra", pero que "en el mundo digital los ganamos", haciendo referencia al 1-O, cuando el Gobierno se vio sorprendido por la puesta en marcha de un censo universal a través de conexiones móviles. Es este sentido, el titular de Políticas Digitales abogó porque esta victoria se traslade a todos los días con la infraestructura que plantea. Asimismo, mencionó la necesidad de protegerse ante ciberataques como los que el Govern denunció en la consulta del 9-N y el referéndum del 1-O. El conseller se mostró partidario de que Cataluña tenga un ejército propio por su efecto disuasorio.

Hacia el modelo de Estonia

"Ya pasó con la diáspora judía, los judíos eran una nación pero no tenían un estado físico", argumentó Puigneró. "En cambio, estaban bien conectados con lazos de solidaridad y económicos", agregó. Su objetivo es tejer unos vínculos similares en la gran red entre catalanes. El proyecto se inspirará en el modelo de república digital de Estonia, con cuyos gobernantes Puigneró se ha reunido tres veces.

"¿Por qué estáis haciendo un estado en la nube si ya sois un estado?", preguntó el conseller a los dirigentes estonios. Le respondieron que, a lo largo de la historia, Rússia los ha invadido cinco veces y "que haya una sexta es una cuestión de tiempo". Puigneró explicó que "si esto llega a pasar, tienen servidores en los Estados Unidos, fuera del país, para que si un ejército controla el territorio la nación siga conectada y el gobierno pueda seguir tomando decisiones". 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información