Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pelea en el restaurante Salamanca de la Barceloneta

Un grupo de jóvenes la emprende contra los camareros de un local que se negaron a darles las sobras de las comidas

Un momento de la pelea ante el restaurante.

Las cámaras de seguridad del restaurante Salamanca del barrio de la Barceloneta registraron la noche del miércoles una violenta peleaentre los camareros del local y un grupo de jóvenes. Pese a la espectacularidad de las imágenes no hay ni detenidos ni heridos, ni tampoco una denuncia. Los Mossos d'Esquadra han abierto una investigación sobre la pelea.

El Salamanca es un restaurante ubicado en la calle Pepe Rubianes del barrio pescador de la capital catalana. Un clásico entre los vecinos y el turismo y muy frecuentado por las patrullas de la Guardia Urbana, Mossos d’Esquadra y, también, de la Policía Nacional. Es raro pasar por delante del restaurante y no ver a algún agente uniformado en el interior del local. Pero no había ninguno la noche del miércoles, en el momento que tuvo lugar un enfrentamiento entre los camareros y uno de los grupos de jóvenes que se han instalado este verano en las calles del barrio y que no duda en usar la violencia en robos o peleas.

En el vídeo se puede observar cómo uno de los encargados del restaurante discute con un joven, con gorra negra, en presencia de otros camareros y varios compañeros del joven. El vídeo no tiene sonido pero se ve cómo el encargado anima a marcharse al chico de la gorra, pero este acaba dándole un puñetazo. Otro camarero intenta mediar y también resulta agredido por el mismo joven. Es entonces cuando comienza una pelea, que va creciendo en intensidad -hasta que llegan a aparecer palos y sillas- entre camareros y jóvenes. Después de un par de minutos de trifulca, los jóvenes huyen corriendo por la calle Pepe Rubianes.

Según ha explicado una empleado del restaurante Salamanca a EL PAÍS, estos jóvenes acuden a diario al local cuando acaba el turno de cena para pedir las sobras de la comida. “De hecho en la imagen se puede ver cómo uno de ellos lleva un tupperware vacío para que se lo llenemos”, asegura. La empleada asegura que estos jóvenes duermen y viven en la calle y se dedican “básicamente a robar”. “Por la tarde robaron un bolso de uno de los camareros que sólo llevaba un bolígrafo y una camisa sucia. Nos enfadamos y decidimos no darles comida. Al negarnos, empezó la pelea”, admite. El Salamanca no va a presentar ninguna denuncia contra los jóvenes.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información