Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una bebé de 16 meses muere ahogada con la cinta de una persiana

La menor intentaba salir de la cuna cuando se ha liado con la cuerda

Facultativos del Summa, en una imagen de archivo.
Facultativos del Summa, en una imagen de archivo.

Una bebé de 16 meses ha muerto esta tarde en el distrito madrileño de Barajas, tras ahogarse con la cinta de una persiana cuando intentaba salir de la cuna. Un portavoz de la Jefatura Superior de Policía de Madrid ha informado de que el fallecimiento se ha debido a un accidente y que desde el primer momento se ha descartado cualquier otra causa.

La muerte de la bebé se ha producido alrededor de las seis de la tarde en una vivienda unifamiliar, situada en la calle de Borox, en el barrio de Corralejos y muy cerca del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas. Cuando los padres -ambos son médicos- han ido a ver cómo estaba la menor, se la han encontrado ya cianótica (con la cara amoratada) por la falta de oxígeno. Ellos mismos han iniciado las labores de reanimación cardiopulmonar, mientras llegaba una UVI móvil del Servicio de Urgencias Médicas de la Comunidad de Madrid (Summa).

Los sanitarios han intentado reanimarla durante cerca de 40 minutos, pero al final solo han podido certificar la muerte de la pequeña. Las primeras investigaciones apuntan a que la bebé ha intentado salir de la cuna y se ha enredado el cuello con la cinta de la persiana, lo que le ha provocado la muerte.

Al lugar se han desplazado especialistas de Policía Científica y agentes de Policía Judicial de la comisaría de Hortaleza, a la que pertenece el distrito de Barajas. El juez de guardia ha ordenado el levantamiento del cadáver y el posterior traslado al Instituto Anatómico Forense, donde mañana se le practicará la autopsia.

Accidentes con persianas y cortinas

Cada año 100 niños menores de 14 años sufren lesiones graves relacionadas con cordones de persianas y cortinas en la Unión Europea. Son datos del registro de lesiones de la UE, European Injury Database, recogidos en un artículo de la web En Familia de la Asociación Española de Pediatría. "Los cordones de las persianas y de las cortinas propician un alto riesgo de estrangulamiento. Cuando el niño tira de la cuerda interior se puede formar una vuelta en el cordón donde el niño queda atrapado. Algunos fallecimientos se han producido porque la cuna o el corralito estaba cerca de una ventana y la cuerda era accesible para el niño. Otras veces el niño se sube a algún sitio hasta llegar a alcanzar el cordón, que se puede enroscar al cuello y provocarle el estrangulamiento, si se cae quedando colgado", recoge el texto.

En otro artículo recuerdan que la cuna -o la trona, o la cama o el corralito- "no debe estar cerca de cuerdas ni cables (cuerdas de cortinas, cables de lámparas…)".

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información