Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘La revelación’: más que una gira

La Real Filharmonía lleva por Galicia canciones inéditas de José Arriola arropadas por música de Richard Strauss y Jesús Guridi

Zumalave, en el centro, con los integrantes de la Real Filharmonía, saludan al público tras el concierto en Ferrol.
Zumalave, en el centro, con los integrantes de la Real Filharmonía, saludan al público tras el concierto en Ferrol.

La Sociedad Filarmónica Ferrolana ha celebrado en el Auditorio de Ferrol el segundo concierto de su temporada, a cargo de la Real Filharmonía de Galicia dirigida por su director asociado, Maximino Zumalave. El concierto ha formado parte de una gira que, bajo el título general La revelación, está celebrando la orquesta gallega y que la llevará próximamente a Lugo (miércoles 17, 20.00 horas, Círculo de las Artes), Santiago (jueves 18, a las 20.30, Auditorio de Galicia) y Vigo (viernes 19, a las 20.30, Teatro Afundación).

Esta gira cuenta con la colaboración de la Consellería de Cultura de la Xunta de Galicia y en ella la Real Filharmonía interpreta un programa centrado en canciones de concierto de José Arriola (1895 – 1954), flanqueadas por obras de su maestro de composición Richard Strauss (1854 - 1949) y de su contemporáneo Jesús Guridi (1886 - 1961). Las obras de Arriola eran inéditas y forman parte del último disco de la RFG, José Arriola. Orquestral Music, un proyecto desarrollado en colaboración entre el Consorcio de Santiago y el Consello da Cultura Galega, cuya salida al mercado está ya próxima.

El concierto se abrió con el preludio del primer acto de la ópera Guntram, de Richard Strauss. La acústica del Auditorio de Ferrol permitió a Zumalave sacar todo el inmenso partido sonoro de la obra para poner al auditorio en situación de seguir los amores, aventuras y desventuras del trovador que da nombre a la ópera straussiana. Y con ganas de escuchar la ópera entera, algo que suele pasar cuando se interpreta bien oberturas o preludios.

El resto de la primera parte del concierto constituyó el núcleo temático de esta gira, con las canciones de Arriola brillantemente interpretadas por Javier Franco. El barítono coruñés derrochó lirismo y buen gusto en Marinero soy de amor, tercera canción de los Tres textos cervantinos; dejó huella de todo el dramatismo de la letra de Antonio Machado y la música de Arriola en El cadalso. La aurora asomaba e proyectó con su voz la alegre luminosidad de La primavera besaba.

La Real Filharmonía y Zumalave pusieron mucho más que el mero acompañamiento, con un hermoso coprotagonismo que resaltó la calidad de la música para voz y orquesta escrita por el compositor gallego. El Epílogo (Antonio Machado, su destino), para orquesta sola, sorprendió por su hondo dramatismo.

Una aventura de Don Quijote, de Jesús Guridi, es un poema sinfónico inspirado en los capítulos VIII y IX de la universal novela de Cervantes sobre la “batalla contra el gallardo vizcaíno”. La cercanía de Guridi con la música francesa contemporánea se refleja en el aire “exótico” de sus temas, si bien su orquestación recuerda algo a la de los poemas sinfónicos de Richard Strauss. Estas características de la obra de Guridi y su lirismo final fueron idóneamente destacadas en la versión de Zumalave al frente de la RFG. Es de destacar que el maestro compostelano dirigió todas estas obras sin partitura, como suele hacer con frecuencia, demostrando una gran interiorización de la obra y aportando mucho de su personal concepto de la música.

Los Cuatro interludios sinfónicos de Intermezzo, op. 72 de Richard Strauss fueron otra demostración de la calidad de la RFG y del buen hacer del maestro compostelano. Todo el carácter de la música del compositor bávaro, toda la brillantez de su orquestación tuvieron fiel reflejo sonoro en la versión que se pudo escuchar el jueves en Ferrol. La cuerdas sedosas de la RFG, sus maderas como perfumadas y sus metales brillantes y redondos brillaron en la excelente acústica ferrolana.

A destacar asimismo los solos del clarinete de Beatriz López, el oboe de Christina Dominik, la trompa de Jordi Ortega y el violín del concertino invitado, Teymuraz Janikashvili, tanto en sus solos como en las intervenciones conjuntas de los primeros atriles de las cuerdas.

El título La revelación de esta gira se corresponde con la realidad de su materialización en este primer concierto. Tanto por la puesta en valor de la obra de Arriola –la música no existe realmente hasta que alguien la toca para alguien que escucha- como por la opulencia sonora y llena de matices de la RFG interpretando un Strauss idóneamente expuesto por la dirección de Zumalave. Lugo, Santiago y Vigo esperan; no lo harán en vano.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >