Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La candidatura de Manuel Valls se llamará Barcelona Capital Europea

“No soy el candidato de los ricos, sino de todos”, afirma el exprimer ministro francés

Valls, durante la presentación de su candidatura.

Barcelona Capital Europea. Es el nombre que el ex primer ministro francés Manuel Valls ha elegido para su candidatura a la alcaldía de Barcelona. Lo reveló este miércoles ante medios de comunicación locales, franceses y de otros países durante la rueda de prensa convocada para ofrecer algunos detalles más de los que ayer aportó en la conferencia de presentación de su proyecto. La suya será, en síntesis, “la candidatura de la moderación”, aseguró durante una comparecencia en la que se mostró seguro y desacomplejado, como cuando aseguró que respeta la figura de la alcaldesa Ada Colau, "porque no es fácil" desempeñar su cargo, aunque ha añadido: "Sobre todo cuando no estás preparada".

Valls no difundió los nombres que integrarán su lista, pero explicó que el próximo mes de noviembre celebrará un acto de presentación de su equipo y los ejes de su programa. Tampoco informó sobre la financiación de su campaña, por la que se le preguntó. "Todavía no es el momento" de dar datos al respecto, sostuvo. Sobre el papel de Ciudadanos en su candidatura, insistió en que él es un “candidato independiente”, pero que no va contra los partidos. 

Colau dice que es el candidato de las élites económicas

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, afirmó hoy que
ya sabía que las élites económicas a las que se ha enfrentado desde
su llegada al Ayuntamiento estaban buscando un candidato y que este es
el ex primer ministro francés Manuel Valls, con quien estará encantada
de confrontar su modelo de ciudad y de hablar de políticas, ha dicho. Colau aseguró que no se sorprende por la candidatura de Valls, ya que sabía que su equipo había "tocado grandes intereses de determinadas élites económicas" y que estas no se quedarían de brazos cruzados. "Entiendo que el señor Valls es el candidato de Ciudadanos, de la derecha, que en alianza con estas grandes élites económicas quiere acabar con el cambio en Barcelona", reflexionó.

El ex primer ministro francés negó ser el candidato de los ricos, tal y como le han reprochado varias voces, comenzando por quien será su principal rival, la alcaldesa Ada Colau, y recordó que su madre y su hermana son pensionistas. “No soy el candidato de los ricos, sino de todos, y en Barcelona hay de todo”, replicó, y defendió que es el “candidato de la moderación”. El político francés reiteró esta idea de moderación: "El debate político buscando siempre enemigos es insoportable", lamentó, y aseguró que la suya no será una candidatura agresiva, con insultos o descalificaciones. “No voy a bajar a un nivel, ni decir que deseo un desastre a nadie o que va a manchar la imagen de la ciudad. He nacido en esta ciudad, lamento que la gente que se dice progresista no se felicite de que alguien que ha nacido aquí, ha sido francoespañol, alcalde, ministro y primer ministro quiera optar a la alcaldía”, zanjó.

Ayer repitió, como en otras ocasiones, que es un "hombre de izquierdas". Frente a quienes aseguran que ir de la mano de Ciudadanos es alinearse con la derecha, insistió en la idea de la "moderación". “Aquí o quieres acoger a todos los inmigrantes o eres facha, o eres independentista o eres facha”, criticó, abogando por “ir más allá de las fronteras políticas”. Valls no eludió una pregunta sobre los manteros: "Es un problema que no se ha de tratar de manera brutal, pero se ha de resolver. Esconder un problema favorece a la extrema derecha", respondió.

Sobre su rechazo al independentismo, volvió a sacar pecho aludiendo a su familia catalana y sus vínculos con el catalanismo, pero rechazó "la idea de que Barcelona sea capital de una república independentista, una república imaginaria". "No quiero insultar a nadie", afirmó sobre el debate soberanista, "pero hablamos de respeto a la democracia y al Estado de derecho".

En el plano personal, Valls reveló que está viviendo en un piso de la calle de París, en el Eixample, un céntrico barrio de Barcelona. Preguntado sobre la polémica de los políticos que falsean sus currículos con estudios que no han realizado, el político contestó: "No tengo másteres, tengo el bachillerato y he aprendido de la vida que elegí. Mi máster es el de la vida".

Más información