Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chantaje y juego sucio en Torrelodones

El PP expedienta al edil que presionó a la alcaldesa con un informe de una obra para que no se presentara a las elecciones

Ángel Viñas, concejal del PP en el Ayuntamiento de Torrelodones. Ampliar foto
Ángel Viñas, concejal del PP en el Ayuntamiento de Torrelodones.

Las mismas manos que a veces protegen a la alcaldesa de Torrelodones en los plenos más fríos, poniéndole una chaqueta sobre los hombros, acompañan a la voz que la chantajea para que su partido (Vecinos por Torrelodones) no se presente a las elecciones de 2019. Pertenecen a Ángel Viñas, concejal del PP. Un aventurero capaz de empuñar el piolet para escalar los Alpes. Un empresario de seguros que acelera para viajar en moto a los cuatro puntos cardinales de la Europa continental. Y un político con un objetivo: que el PP recupere la alcaldía, aunque sea a costa de amenazar a la regidora, Elena Biurrun, con enviar al Tribunal de Cuentas un informe sobre los supuestos sobrecostes de unas obras, según los audios desvelados por la SER.

“Si os vais a presentar, nosotros seguimos con nuestra guerra (…) Si no os vais a presentar yo lo paro (...) Lo que queremos es la silla en la que estás sentada”, dice Viñas durante un desayuno que le reúne con Biurrun, el concejal Santiago Fernández y Jorge García, exlíder del PP de Torrelodones. “Si lo que os voy a enseñar prospera, yo creo que además de consecuencias de carácter político, que son las que deseo, puede tener alguna consecuencia de carácter personal, que no las deseo en absoluto (…)”.

Queremos la silla en la que estás sentada”, se oye en unas grabaciones

Todo empieza en 2015, con la ejecución de un túnel bajo la autopista A-6. El PP local denuncia un supuesto sobrecoste de cientos de miles de euros en las obras, que se impulsan con un presupuesto de 5,2 millones. La formación conservadora encarga un informe pericial. Y con la amenaza de sus conclusiones llega Viñas a la reunión con la alcaldesa, en la que reconoce que no cree que haya habido ningún desvío de dinero. Este es su ultimátum, según los fragmentos de la conversación hechos públicos: o Biurrun desiste de que Vecinos por Torrelodones se presente a los comicios de 2019, o Viñas enviará el informe a la fiscalía del Tribunal de Cuentas.

“Recuerda a la mafia calabresa”, opina ayer el líder de Ciudadanos, Ignacio Aguado.

“A cualquier persona normal le recuerda a una película sobre la mafia”, coincide Íñigo Errejón, el candidato de Podemos a la Comunidad.

No es un malvado, pero algo le nubla”, dicen desde Vecinos por Torrelodones

“Desliza la idea de que el mundo de la política es un mundo sin escrúpulos”, lamenta el portavoz del PSOE, Ángel Gabilondo. “Hace mucho daño”.

[EL INFORME]El 5 de julio de 2016, los concejales de Vecinos por Torrelodones ven cómo las excavadoras devoran la tierra para abrir el túnel bajo la A-6, corren, y esconden un enanito de jardín entre las paredes de la obra. La población, de 25.000 habitantes, llevaba esperando ese momento desde hacía más de un decenio: en 2002 lo había prometido el gobierno del popular Carlos Galbeño. La gestión de ese alcalde, y su proyecto de construir 1.200 viviendas en una zona de 128 hectáreas con encinas, espolea la aparición de la plataforma que ahora gobierna la localidad. El partido llega al poder en 2011. Repite en 2015. Y se enfrenta a un nuevo ciclo en 2019: la alcaldesa y los concejales que la acompañan desde el principio no volverán a presentarse, cumpliendo con el compromiso de ocupar sus puestos un máximo de ocho años. Una oportunidad para el cambio que Viñas intentó acelerar logrando que Vecinos por Torrelodones no volviera a presentarse, según los audios de la SER.

Preocupación

“Es un tipo peculiar”, cuenta Ángel Guirao, concejal de Vecinos por Torrelodones, sobre Viñas, padre de tres hijos. “Vive en Las Rozas, y se suma al proyecto del PP a través del cabeza de lista, Jorge García, que no confía en los que están aquí de siempre y se trae al jefe de su empresa para ser su segundo”, sigue. “Cuando a Jorge García le hacen la cama, dimite… pero Viñas se queda”, añade. Y describe: “Si alguien le escuchara en los plenos, tendría la percepción de que es un ególatra. No es una mala persona, ni un malvado, siempre está dispuesto a echar una mano… pero algo le nubla”.

Esas nubes desencadenaron ayer una tormenta a la que el PP reaccionó con una mezcla de preocupación e incredulidad. El partido espera que Viñas dimita. Duda de una grabación que no se conoce en su integridad. Y ha abierto un expediente que podría acabar en expulsión.

“Reprobamos las palabras y la actitud de este concejal”, dijo el diputado Alfonso Serrano en representación del PP regional, que afronta un difícil horizonte electoral en 2019. También en Torrelodones.

“Creamos el partido para acabar con un PP que llevaba veintitantos años gobernando muy mal el pueblo”, cuenta Toni Cantó, que se integró en las primeras listas de Vecinos por Torrelodones y hoy es diputado de Ciudadanos. “Estoy orgullosísimo de cómo lo han hecho Elena y su equipo allí, y del cumplimiento del compromiso de no seguir”.

El futuro de Biurrun no está en las listas electorales de Torrelodones: no buscará la reelección. Es probable que Viñas —que negó a la SER que intentara chantajear a la alcaldesa— tampoco encuentre acomodo en las del PP. EL PAÍS intentó localizarle ayer con llamadas y mensajes. No hubo respuesta.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información