Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hombre mata presuntamente a su mujer y se suicida en Barcelona

La Guardia Urbana halló los cuerpos de la pareja dentro de su domicilio con signos de violencia

Tiroteo en Reus
Mossos d'Esquadra en una imagen de archivo.

Los Mossos d'Esquadra investigan la muerte de un matrimonio de ancianos del barrio del Poble-sec de Barcelona, cuyos cadáveres fueron hallados por la Guardia Urbana este viernes dentro de su vivienda. Según apuntan fuentes de la investigación, se trata de un nuevo caso de violencia de género. Ambos cuerpos presentaban signos de violencia. Los fallecidos son una mujer de 71 años y su marido de 81 años, ambos de nacionalidad española. La primera hipótesis es que el hombre mató presuntamente a la mujer y luego se quitó la vida. Si se confirma este último caso, serían ya 34 víctimas mortales asesinadas por sus parejas o exparejas en 2018, 958 desde que existen datos oficiales (2003).

Una pareja de agentes de la Guardia Urbana de Barcelona dio la voz de alarma. El servicio de teleasistencia a personas mayores del Consistorio no localizaba a un matrimonio de ancianos con problemas de movilidad de la calle Tapiola. Hasta el piso se acercó una pareja de policías municipales, que se puso en contacto con los Mossos d'Esquadra, que localizó los cadáveres en el interior del inmueble.  

La mujer presentaba diversos golpes en la cabeza acometidos con un bate de béisbol, según fuentes policiales. El hombre fue hallado muerto en el sofá por una presunta ingesta de pastillas, según esas mismas fuentes. En el domicilio, además, hallaron abierto el gas y encontraron papeles y objetos quemados en el baño. Los agentes de la División de Investigación Criminal (DIC) de Mossos d’Esquadra se hicieron cargo del caso para esclarecer las circunstancias de los hechos. El juez de Instrucción en funciones de guardia de Barcelona ha decretado el secreto de las actuaciones.

El número de atención a las víctimas de violencia de género es el 016. No deja huella en la factura de teléfono, aunque sí es preciso borrarlo del registro de llamadas.