Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Don Quijote’ baila en el Liceo

La Compañía Nacional de Danza estrena la temporada en el teatro de La Rambla con primeras figuras como Haruhi Otani y Ángel García

Un momento de la representación de 'Don Quijote' que se podrá ver en el Liceo.
Un momento de la representación de 'Don Quijote' que se podrá ver en el Liceo.

Arranca la nueva temporada del Gran Teatro del Liceo con la actuación de la Compañía Nacional de Danza (CND), que actuará desde mañana hasta el próximo lunes. La compañía presenta Don Quijote en versión de su director, desde 2011, José Carlos Martínez. Se trata de una de una gran producción que la CND estrenó el 16 de diciembre de 2015 en el teatro de la Zarzuela de Madrid y que presentaron en mayo de 2016 en el Teatre Auditori de Sant Cugat. La Orquesta Sinfónica del Liceo, bajo la batuta de Oliver Díaz, interpretará la colorista música de Ludwing Minkus que ilustra este ballet en tres actos. “Desde que el público catalán vio este espectáculo he realizado algunos cambios, he dado mayor dinamismo coreográfico a la obra y en esta ocasión está interpretada por los bailarines más jóvenes de la CND, savia nueva que da a la pieza una gran fuerza y la impregna de contemporaneidad”, afirma Martínez.

“Mi versión es fiel a la de Marius Petipa de 1869 y a la de Alexander Gorski 1900, pero también está impregnada de mis experiencias como bailarín en la Ópera de París, donde bailé la versión de Rudolf Nureyev y la de Mikhail Baryshnikov, del primero me ha inspirado su complejidad coreográfica y del segundo su teatralidad y vivacidad”, afirma seguro de sí mismo Martínez.

“El ballet Don Quijote refleja la alegría y sensualidad que emana del pueblo español que tan bien conocía Petipa, que vivió en España y esta característica en mi versión se potencia. Pedí la colaboración de la profesora de danza española Mayte Chico, de la compañía de Antonio Gades, para que me ayudara a la hora de coreografiar seguidillas, boleros, jotas y fandangos, quería ser estrictamente fiel a nuestro folclore, no quiero ser pretencioso pero creo que a Petipa le gustaría mi versión”, prosigue el director.

En la primera función en el Liceo los protagonistas serán la excelente bailarina, Haruhi Otani (Quiteria) y el vital Ángel García (Basilio). “Cada día el público verá una interpretación diferente y en esto consiste la magia de este ballet, primero porque está interpretado por los bailarines más jóvenes de la compañía y, segundo, porque cada uno de ellos ve su personaje de diferente manera y creo que este es el éxito del montaje, es una pieza que acerca el ballet clásico a los jóvenes porque es muy cinematográfica. Don Quijote y Sancho no son meros personajes de pantomima como en otra versiones sino que su interpretación es muy real”, afirma con contundencia.

Heredero de Duato

José Carlos Martínez dirige la Compañía Nacional de Danza desde 2011, tras los 20 años bajo la dirección de Nacho Duato. “Cuando llegue, intente utilizar el pasado de la compañía para crear su futuro. Procuro que los 50 bailarines que forman la CND, de los cuales 34 españoles que trabajaban en el extranjero, bailen clásico y contemporáneo”, apunta.

Esta dualidad fue una de las condiciones para optar a la dirección de la compañía. Ahora Martínez está preparando su versión de Cascanueces, que se presentará en octubre en el Teatro Real de Madrid. “Siento que la cultura está muy ligada a la política y ello hace que frene el avance de la CND. Cada cambio de partido en el Ministerio de Cultura conlleva un volver a empezar. Mi contrato era por cinco años más una prórroga de 3 años. Ahora estoy en el último, y quiero pensar que habrá una nueva prórroga.”