Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Recuperada la vértebra de un dinosaurio gigante en Morella

Mide 1,20 metros y podría tratarse del mayor resto óseo de sus características hallado en la península

Réplica de dinosaurio colocada en Morella.
Réplica de dinosaurio colocada en Morella.

El subsuelo de la comarca castellonense de Els Ports sigue arrojando hallazgos paleontológicos de elevado valor patrimonial e importancia científica. Uno de los últimos, una vértebra cervical de un saurópodo -un dinosaurio herbívoro de cuello muy largo- que el Instituto Valenciano de Conservación, Restauración e Investigación (IVCR+i) está recuperando y que podría ser la más grande de sus características localizada hasta ahora en un yacimiento de la península ibérica, según marcan los primeros estudios.

Pudo pertenecer a un saurópodo que podía alcanzar los 25 metros de longitud, con cuello muy largo, cola larga y un peso de hasta 50 toneladas, que habitó el territorio de Els Ports durante el Cretácico Inferior, hace 120 millones de años. La vértebra en cuestión mide un metro y veinte centímetros de longitud y ha sido localizada en los trabajos de restauración que está realizando el IVCR+i en el yacimiento de Sant Antoni de la Vespa en Morella (Castellón).

El resto paleontológico se encuentra en "excelente estado de conservación y apenas está deformado por los procesos de fosilización", han indicado desde el equipo que asume su puesta a punto. Un proceso "muy lento" porque los sedimentos de piedra y tierra están adheridos a la superficie del hueso y hay que levantarlos con medios mecánicos mientras se van consolidando las superficies.

El resto óseo cuenta con todos los elementos anatómicos que permiten su identificación: el cuerpo vertebral y grandes apófisis laterales, lo que va a permitir a los paleontólogos su adscripción a una especie concreta.

La excavación ha sido ejecutada por un equipo interdisciplinar formado por técnicos de la UNED de Madrid, el Instituto Catalán de Paleontología, el Grup Guix de Vila-real y el ayuntamiento de Morella, bajo la dirección de los paleontólogos José Miguel Gasulla, del consistorio morellano, y Andrés Santos, del Grup Guix.

Según explican desde el instituto de restauración valenciano, el hueso estaba integrado en un bloque de tierra y piedras, lo que se conoce como 'momia'. Con los trabajos que están llevando a cabo los técnicos "es cuando se aprecia la importancia del hallazgo". Destaca su valor patrimonial e importancia científica porque corresponde a un animal del que ya hay un buen número de huesos restaurados. Con este último se puede disponer ya "de una parte muy importante de su esqueleto" para definir claramente la especie.

El historial de hallazgos paleontológicos en la comarca castellonense es amplio. Hace dos años, en las entrañas del pequeño municipio de Portell emergieron restos de dinosaurios de hace 130 millones de años, los huesos más antiguos localizados en yacimientos de la provincia de Castellón. En junio de 2017, y en Morella, salía a la luz parte del esqueleto de un dinosaurio saurópodo titanosauriforme: 125 millones de años de antigüedad y grandes dimensiones, 20 metros desde la cabeza a la cola, y entre ocho y nueve de alto. También aquí, en término morellano, bajo una cantera de arcilla se descubría en 2015 una nueva especie de dinosaurio: el Morelladon beltrani (125 millones de años), emparentado con el popular Iguanodon.

Una réplica de dinosaurio a tamaño real se instala en la Alameda de Morella

Precisamente para honrar la prolífica carrera de descubrimientos paleontológicos en esta comarca del interior castellonense, con Morella a la cabeza, la localidad ha instalado este martes una réplica a tamaño real de un dinosaurio carnívoro en el paseo de la Alameda. Se trata de un Allosaurus y forma parte del proyecto de Turismo Camins de Dinosaures, que tiene como objetivo fomentar el patrimonio paleontológico de la zona, una de las más ricas en fósiles de dinosaurios de toda España.

El nuevo dinosaurio de Morella, de ocho metros de longitud, recrea un ejemplar carnívoro de la época del Cretácico Inferior, que podía pesar entre 2.000 y 3.000 kilos y era uno de los depredadores más importantes de la zona. Además, está relacionado con las huellas de dinosaurio que se descubrieron en 1987 en el monte de Vallivana. La réplica a tamaño real se suma a las instaladas ya en otras localidades de la provincia de Castellón como Bejís y Cinctorres.

El alcalde de Morella, Rhamsés Ripollés, ha indicado que esta representación "refuerza de manera muy visual el territorio de dinosaurios que había hace millones de años en esta zona".