Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

12 intoxicados por una fuente abierta hace dos semanas en Sant Andreu

El Ayuntamiento clausura la instalación hasta que se analice el agua

Niños jugando en el refugio de agua
Niños jugando en el refugio de agua

El Ayuntamiento de Barcelona ha clausurado temporalmente el primer refugio de agua de la ciudad. Una instalación de 234 surtidores instalados en el suelo y ubicados en una zona en la que está permitido el baño en el parque Antoni Santiburcio, en las antiguas casernas de Sant Andreu. El motivo del cierre ha sido que al menos una docena de niños del barrio han tenido afectaciones gástricas leves y erupciones cutáneas después de haber participado en juegos en la fuente.

La instalación fue inaugurada el pasado 14 de agosto por la teniente de alcalde Laia Ortiz. Se trata de una fuente seca de 13 canales con 234 surtidores que expulsan chorros de agua. Las fuentes están ubicadas en el suelo y actúan como zona de juegos al empujar el agua hacia arriba en diferentes potencias. La instalación forma parte del Plan Clima de Barcelona, con el que el Ayuntamiento se compromete a crear refugios climáticos para que los colectivos más vulnerables aborden las olas de calor.
En los primeros días de funcionamiento, el Consistorio ha recibido varias quejas que relacionan la instalación con casos de gastroenteritis infantil. La Agencia de Salut Pública (ASPB) está analizando el agua que proviene de la red de agua potable. Hasta que no se realicen los análisis, la instalación permanecerá cerrada. Algunos usuarios se han organizado en las redes sociales para que las familias afectadas se pongan en contacto con el servicio de epidemiología de la ASPB. El Ayuntamiento ha aplazado la fiesta de inauguración prevista para el martes 4 de septiembre hasta descartar si existe un problema en la instalación.