Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vic pide por megafonía a la población que “no se desvíe del objetivo de la independencia”

El Ayuntamiento emite desde hace dos meses un mensaje en el que avisa de la “situación de excepcionalidad”

Mensaje que suena por megafonía en Vic.

“No normalicemos una situación de excepcionalidad y de urgencia nacional. Recordemos cada día que hay presos políticos y exiliados. No nos desviemos de nuestro objetivo, la independencia de “Cataluña”. Este es el mensaje que desde hace dos meses suena por la megafonía municipal de Vic (Barcelona). En días puntuales de la semana, y a las ocho de la tarde, el Ayuntamiento emite estas palabras desde los altavoces de la sede consistorial. Una portavoz del Ayuntamiento confirma que la acción es una iniciativa conjunta del gobierno municipal y de las entidades independentistas Asamblea Nacional Catalana (ANC), Òmnium Cultural y Procés Constituent.

El mensaje se emite precedido por un sonido intenso de campanas, un toque de campanas conocido en la historia de Cataluña como “toc de sometent”, la llamada al somatén, las unidades de civiles armados que eran convocados cuando un municipio se encontraba en peligro. Una portavoz del Ayuntamiento precisa que las campanas de somatén suenan cada día desde las pasadas Navidades; la voz del mensaje es la del actor Lluís Soler. El Ayuntamiento no informa con antelación de los días que emite la grabación.

El gobierno municipal está controlado por el PDeCAT. Arnau Martí, concejal de Vic per a Tots –coalición formada por los Comunes y de Podemos–, explica a EL PAÍS que pedirán en el próximo pleno que se ponga fin a esta iniciativa. “Me parece esperpéntico, y más en este tono de amenaza, de peligro”, dice Martí. “Eleva el tono de crispación. La institución ya ha demostrado de forma reiterada su solidaridad con los presos y creemos que no se puede utilizar la alarma municipal como si estuviéramos en un estado de sitio”, apunta Martí.

El gobierno de Vic ya fue motivo de polémica el pasado junio cuando denegó a Ciudadanos un permiso para organizar un acto en la vía urbana con Inés Arrimadas, la líder del partido en Cataluña. Arrimadas visitó igualmente la capital de la comarca de Osona en un paseo en el que fue increpada por grupos de vecinos.