Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La llegada de menores extranjeros se multiplica y bate el récord de 2017

La Generalitat pidé más recursos y transparencia a Sánchez para lidiar con la situación

Menores durmiendo en los pasillos de la Ciudad de la Justicia.
Menores durmiendo en los pasillos de la Ciudad de la Justicia.

Cataluña ha recibido hasta el 30 de julio a 1.450 menores extranjeros no acompañados (MENA), los mismos que llegaron en todo 2017. El consejero de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias, Chakir el Homrani, pidió ayer al Gobierno de Pedro Sánchez más información, recursos y “transparencia” sobre las llegadas de estos menores para poder “planificar” mejor su acogida en la creación, por ejemplo, de nuevas plazas en los centros. El departamento de El Homrani ha creado en los últimos dos meses 800 plazas. Trabajo defiende el actual sistema de acogida, aunque se ha visto colapsado en alguna ocasión.

La llegada de menores extranjeros no acompañados no ha dejado de crecer desde 2016, una situación que “tensiona”, en palabras del consejero El Homrani, el sistema de protección del menor. En junio llegaron 282 MENA, mientras que en julio de este año llegaron a Cataluña los mismos adolescentes extranjeros que en todo 2015: 440.

Hasta ahora, la Dirección General de Atención a la Infancia y a la Adolescencia (DGAIA), que tutela a estos jóvenes hasta que cumplen la mayoría de edad, ha respondido a este fenómeno con la creación de nuevas plazas en sus centros de acogida. La directora de la DGAIA, Georgina Oliva, anunció ayer una nueva medida de urgencia del organismo para acoger a estos chicos con la creación de 458 nuevas plazas, lo que supone un coste de ocho millones y medio de euros para Trabajo.

El consejero de Trabajo pidió ayer al Gobierno de Pedro Sánchez más información sobre el flujo de llegadas de los MENA para planificar mejor su acogida. “Creemos que el Estado tiene esta información, que nos tiene que dar una mejor capacidad de respuesta”, señaló El Homrani. El titular de Trabajo pidió ayer al Estado más recursos para afrontar el fenómeno de los MENA. Una petición que el consejero reitera en un artículo firmado hoy en EL PAÍS. “Necesitamos respuestas concretas”, deslizó el consejero, en alusión a la propuesta que hizo en junio de recuperar el fondo de contingencia para la acogida estatal, suspendido en 2011, como un instrumento de financiación.

El Homrani defendió ayer el actual sistema de acogida de la Generalitat, que actualmente atiende a 1.833 MENA. Un sistema, sin embargo, que se ha visto colapsado en varias ocasiones. Según publica la Cadena SER, varios chicos durmieron en la calle, delante de la Fiscalía, un día de la semana pasada, después que los Mossos atendieran a 30 jóvenes.

En noviembre del año pasado, varios de estos menores pasaron la noche en los pasillos de este edificio. Oliva explicó ayer que estas situaciones ya no se dan, debido a la “coordinación” con los Mossos d'Esquadra. “Intentamos que el joven esté el menor tiempo posible en Fiscalía”, aseguró la directora de la DGAIA.

Una vez se detecta a un MENA, es trasladado a la Ciudad de la Justicia de Barcelona, donde se le identifica y se les practican pruebas para determinar su edad. Si son menores, pasan a ser tutelados por la DGAIA.Oliva reconoció ayer que el gran volumen de menores extranjeros que llegan cada mes dificulta la búsqueda de profesionales que los atiendan como educadores, trabajadores sociales y psicólogos.