Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Quim Torra visita a los políticos presos en Lledoners

El presidente de la Generalitat y el del Parlament dicen en una declaración institucional que el traslado no responde ninguna negociación

El president Torra (d.) y el director de servicios penitenciarios de la Generalitat, Amand Calderó, en su llegada a la cárcel. VÍDEO: ATLAS

El Ejecutivo catalán se ha volcado la tarde de este miércoles en participar en las manifestaciones por el traslado de los políticos independentistas. El propio president, Quim Torra, ha asistido a la de las afueras de la prisión de Lledoners, en la población barcelonesa de Sant Joan de Vilatorrada, y ha visitado a los exconsejeros y líderes independentistas que llegaron ayer a esa cárcel procedentes de centros de reclusión madrileños. El presidente del Parlament, Roger Torrent, también se ha visto con las presas trasladadas a Puig de les Basses, en Girona.

La concentración, que ha reunido a miles de personas, fue organizada por la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural. Aunque la cita era a las siete de la tarde, desde primera hora de la mañana ya había algunos manifestantes en los alrededores de Lledoners esperando la llegada de los camiones de los Mossos d’Esquadra que traían al exvicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras; al exconsejero Raül Romeva; al expresidente de la ANC, Jordi Sánchez, y al presidente de Òmnium, Jordi Cuixart. La vía estaba llena de lazos amarillos y pintadas en el asfalto.

En la prisión de Puig de les Basses, cerca de Figueres (Girona) también había programada una concentración para recibir a la expresidenta del Parlament, Carme Forcadell, y la exconsejera Dolors Bassa. Se espera que en las próximas horas los exconsejeros Joaquim Forn, Jordi Turull y Josep Rull también lleguen a Cataluña. Todos están acusados de delitos de rebelión y malversación de fondos por organizar el referéndum del 1-O que el Tribunal Constitucional declaró ilegal y la fallida declaración de independencia.

Se mantienen las celdas individuales

Los líderes independentistas que han sido trasladados a la prisión de Lledoners tendrán celdas individuales, como ya las tenían en Estremera, según fuentes penitenciarias. Ingresaron en el módulo 2, donde hay presos menos conflictivos, con penas cortas, o personas que ya están en tercer grado.

Los nuevos internos recibieron ayer algunas visitas, además de la del presidente de la Generalitat, Quim Torra. Estuvieron la consejera de Justicia, Ester Capella (ERC); el director general de Prisiones de la Generalitat, Amand Calderó y el tercer teniente de alcalde de Barcelona, el abogado Jaume Asens.

Una gran pancarta en la que se podía leer “lucharemos hasta que seáis libres” encabezó la concentración. Entre los asistentes estaban el expresidente Artur Mas, al menos seis consejeros de la Generalitat tanto de ERC como del PDeCAT y la coordinadora de los neoconvergentes, Marta Pascal.

Las visitas de Torra y de Torrent a los presos solo se hizo pública al final de la tarde de ayer. Torra, abogado de profesión, fue a Lledoners y Torrent a Puig de les Basses. Los consejeros del Govern también se han repartido para ir a ambas prisiones y participar en las concentraciones, donde se podían ver banderas estelades y carteles pidiendo la libertad de los "presos políticos".

Previamente, Torra y Torrrent habían leído al mediodía en el Parlament una declaración institucional conjunta para valorar el traslado, en acto en el que también participaron los integrantes de los grupos parlamentarios de Junts per Catalunya, Esquerra, Catalunya en Comú-Podem y la CUP; algunos familiares de los políticos presos y representantes del mundo municipalista y de entidades soberanistas.

“Una obligación legal”

El president insistió en que el acercamiento no responde a ninguna negociación política con el Gobierno central. “El acercamiento es una obligación legal, no una concesión. No es un gesto político y no forma parte de ninguna negociación. No dejaremos de trabajar para lograr la liberación y la anulación de la causa”, dijo Torra. “Mientras esta injusticia exista no nos daremos por satisfechos”, remachó el president catalán.

“Una vez más constatamos que no estamos ante un conflicto judicial sino político. Todo esto no podrá funcionar hasta que los presos estén libres y el presidente Puigdemont y el resto de exiliados hayan vuelto a casa”, agregó el president, adelantando uno de los temas que seguramente volverá a poner sobre la mesa en su reunión con el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, el próximo lunes.

Por su parte, Torrent glosó la figura de los políticos en prisión preventiva —a los que Torra denominó “represaliados del Estado español”— y aseguró que están en esa situación “por dar voz al pueblo de Cataluña”. “Es el día del acercamiento, pero no el del retorno a casa. Cerca no quiere decir libertad ni justicia completa. De justicia no se puede tener solo un poco. O es plena o no se tiene”, dijo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >