Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La juez imputa un tercer asesinato a la auxiliar de enfermería de Alcalá

La magistrada notificará mañana que el caso será juzgado por un tribunal popular

Unidad de Medicina Interna del hospital Príncipe de Asturias.
Unidad de Medicina Interna del hospital Príncipe de Asturias.

La auxiliar de enfermería del hospital universitario Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares, Beatriz L. D., de 38 años, será juzgada por un jurado popular como supuesta autora de tres delitos de asesinato, uno de ellos en grado de tentativa. La magistrada que instruye el proceso, María Belén Pérez Salido, notificará mañana el auto de procesamiento a la detenida, con la novedad del intento de asesinato registrado supuestamente en noviembre de 2013, y la transformación del procedimiento judicial.

Beatriz L. D. fue detenida el viernes 4 de agosto en las proximidades de su domicilio, en el centro de Alcalá de Henares. Los agentes del Grupo VI de Homicidios fueron alertados por los responsables de la Unidad de Medicina Interna, situada en la quinta planta del hospital. La enferma Consuelo D. F., de 86 años, falleció de manera inexplicable horas antes de que se le fuera a dar el alta médica. El médico que estaba de guardia pidió permiso a la familia de la paciente para hacer un escáner post-mortem. El facultativo buscaba comprobar la existencia de gases en el sistema circulatorio, dado que su muerte no estaba relacionada con las patologías que sufría.

El examen del Servicio de Radiodiagnóstico permitió que existía gran cantidad de aire en casi todo el organismo de la fallecida. La autopsia permitió descubrir que la naturaleza de la muerte de Consuelo D. F. era homicida, causada por una embolia gaseosa.

Este era el segundo caso en el que se veía implicado la auxiliar. Los agentes de Homicidios y el Juzgado de Instrucción número 4 de Alcalá ya estaban tras ella, tras producirse la muerte de la paciente Luisa M. S., de 92 años y enferma de alzheimer, ocurrida el 29 de julio de 2015 en la misma unidad y por las mismas causas que Dolores. La autopsia concluyó que se trataba de una embolia gaseosa, debida a la existencia de gran cantidad de aire en la sangre. El fallecimiento de Luisa M. S. llevó a la juez de instrucción a la instalación de una cámara de vigilancia, que permitió la detención de la supuesta asesina dos años después.

Embolismo gaseoso

La magistrada recoge en su auto de transformación a procedimiento del tribunal del jurado que Beatriz L. D. también “sería autora de un delito de asesinato, ejecutado en grado de tentativa”, en la persona de Ana Josefa L. P. Esta paciente se encontraba ingresada en la misma unidad de la auxiliar de enfermería. El 30 de noviembre de 2013 “entró en coma por embolismo gaseoso pulmonar” en el sistema venoso del brazo y hombros izquierdos.

El auto le será notificado mañana a la investigada. También está previsto que acudan los familiares de las tres víctimas, a los que se les ofrecerá formular alegaciones, solicitar alguna prueba e incluso personarse en ese momento en la causa. En la instrucción ejercen la acusación particular los herederos de Consuelo D. F. y de Luisa M. S., además de la Comunidad de Madrid y la Asociación el Defensor del Paciente.

El abogado de Beatriz L. D. ha pedido que se le facilite la documentación médica que está aportada a la causa. La magistrada ha autorizado dicha cesión pero para ser utilizada “exclusivamente” en la realización de un informe pericial de las causas de la muerte de las dos ancianas. La magistrada recoge en el auto “la prohibición expresa de su utilización para cualesquiera otros fines”.

Una cámara grabó la entrada de la mujer en la habitación

Una cámara de vigilancia instalada en el pasillo central de la unidad de Medicina Interna grabó el 2 de agosto de 2017 cómo la auxiliar de enfermería Beatriz L. D., de 37 años, entró en la habitación 528 antes de que muriera la paciente Consuelo D. B.

Un informe del Grupo VI de Homicidios recoge que la habitación 528 se encuentra justo delante del control de enfermería de la unidad. A las 14.50, la supuesta asesina llega “vestida con ropa de trabajo y un bolso colgado de su hombro derecho”. Las imágenes recogen que la auxiliar de enfermería entra en la habitación a las 15.34, donde está unos 20 segundos. Tras salir un instante, regresa de nuevo a esa estancia, en la que se queda unos dos minutos. Tras abandonarla por segunda vez, se va hacia el final del pasillo.

Beatriz L. D. vuelve a las 15.38 a la habitación 528 y sale a las 15.40. La paciente se queda sola hasta que otra empleada sale del control a las 15.47 y entra en la estancia. Al ver que ha entrado la trabajadora, la auxiliar la acompaña para ver qué ocurre. A las 15.47 la procesada da la voz de alarma. Al poco se ve llegar a tres trabajadores con el carro de reanimación. La enferma ya había fallecido.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram