Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La financiación no puede esperar

No esperamos de este gobierno la misma actitud que la del gobierno del PP, la de dejar pasar el tiempo y que el problema se siga eternizando

Los diputados de Compromís en el Congreso.
Los diputados de Compromís en el Congreso.

Cuando la deuda alcanza los 46.000 millones de euros, más del 42% del PIB valenciano, lo que provoca que cada niño o niña valenciano que viene al mundo llegue cargado con una mochila de deuda de más de 9.000 euros.

Cuando el Gobierno valenciano ha de dedicar una cuarta parte de su presupuesto al pago de deuda, impidiéndole hacer políticas públicas que el Estado le transfirió en materias de empleo, de I+D+i, agricultura, juventud...

Cuando una Comunidad Autónoma tiene que endeudarse año tras año para poder prestar los servicios públicos esenciales (educación, sanidad, protección social) que el Estado le encomendó, siendo su gasto medio por habitante notablemente inferior a la media de las otras comunidades autónomas.

Cuando una Comunidad Autónoma tiene un PIB inferior en 12 puntos a la media española, es pues una comunidad pobre (un 17% más pobre que la media española), tiene una balanza fiscal muy desfavorable y, por contra, es solidaria incluso con otras comunidades con un PIB superior.

Cuando el modelo de financiación lleva caducado desde el 2014 y los trabajos técnicos de la comisión de expertos hace ya tiempo que concluyeron. Cuando sumamos todos esos “cuandos” lo último que esperas del nuevo presidente es que diga que, en los dos años que quedan de legislatura, no podrá hacer nada para solucionar ese problema y los valencianos y las valencianas tendremos que seguir esperando una solución a un problema sangrante que necesita una solución con urgencia.

No, la financiación no puede esperar. Porque estamos hablando del bienestar de las personas, de los servicios públicos que procuran la felicidad de todos los días. Pero hablamos, además, de creación de puestos de trabajo, de recursos que ayudarían a nuestras empresas a nuestros autónomos, de oportunidades. Hablamos, en definitiva, de cohesión social.

Por eso no entendemos la actitud derrotista del gobierno del presidente Sánchez. No puede pretender agotar los dos años de legislatura y decirnos que no va a poder hacer nada en materia de financiación autonómica, una de las vigas maestras que sostienen la arquitectura del estado del bienestar. Nada se puede conseguir si no se intenta y abandonar esta batalla a las dos semanas de conseguir el gobierno es sumamente decepcionante.

No, no esperamos de este gobierno la misma actitud que la del gobierno del PP, la de dejar pasar el tiempo y que el problema se siga eternizando. Esperamos valentía, decisión y no buenas palabras o evasivas.

No, para los valencianos y las valencianas, la financiación no puede esperar.

Joan Baldoví es el portavoz de Compromís en el Congreso de Diputados.

Más información