Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estudiantes valencianos piden con una campaña virtual impugnar un examen de selectividad por su dificultad

Educación no atiende la reivindicación porque no ha sido realizada por los cauces oficiales

Alumnos de selectividad entrando a realizar la prueba en Castellón. Ampliar foto
Alumnos de selectividad entrando a realizar la prueba en Castellón.

A través de una campaña de recogida de firmas en la mundialmente conocida plataforma virtual de peticiones Change.org. Así ha canalizado un grupo de estudiantes valencianos de segundo de Bachillerato su discrepancia con uno de los exámenes de las Pruebas de Acceso a la Universidad (PAU) 2018 celebrados hace una semana. Se trata de la prueba de Matemáticas Aplicadas a las Ciencias Sociales II y los impulsores de la reclamación piden que se impugne por su elevada dificultad, desacorde con los contenidos vistos en clase.

“El motivo principal de la impugnación es el alto nivel de dificultad del examen comparado con todos los años anteriores. Los alumnos no hemos sido capaces de demostrar nuestros conocimientos de la misma forma que durante todo el curso”, señala el escrito.

A pesar del cúmulo de apoyo recibidos –más de 6.000, ante el reto de alcanzar las 7.500 firmas-, la reivindicación no prosperará de momento al no haberse tramitado por los cauces formales. El escrito se dirige a la Consejería de Educación, pero desde la institución aseguran a EL PAÍS no tener constancia de la queja por ninguno de los canales habilitados: presentándola por registro de entrada ante la Comisión Gestora de la PAU –que integran las cinco universidades públicas valencianas y la Consejería de Educación- o vía correo electrónico de forma directa al coordinador de dicha comisión. “Sabemos que se ha hecho una campaña en Change.org, pero no hay una queja formal”. Recuerdan que el estudiantado es conocedor del proceso: una vez remitida la reclamación, “con un argumentario concreto”, se reúne la Comisión de Conocimiento Específico –en este caso serían los expertos en Matemáticas Aplicadas- y se hace el pertinente informe sobre el tema para tomar una decisión. Un extremo que no se producirá en este caso por la extraoficialidad de la queja estudiantil.

Los estudiantes impulsores de la campaña indican que “no tiene sentido que muchísima gente que ha estado sacando dieces durante todo el curso, ahora no pueda llegar ni al 7, a pesar de haberle estado dedicando horas y horas a la materia”. "Matemáticas es una asignatura de las que más cuenta en la Prueba de Acceso a la Universidad, por lo que la nota que saquemos en ese examen posiblemente sea más relevante que cualquier otra, y la que nos permita entrar o no a la carrera que teníamos en mente”, aseguran.

Esta campaña de recogida de firmas virtual es la única que destaca en una edición de las pruebas que ha examinado a 20.500 alumnos y que, según sus coordinadores, ha transcurrido “con total normalidad”. Este jueves, los estudiantes que así lo solicitaron pudieron saber ya sus notas por mensaje de móvil. El resto ha tenido que esperar a la publicación de las actas este viernes.

El 97,43 de estudiantes valencianos logra el apto

El 97,43 % de los estudiantes valencianos que se han presentado a la convocatoria de junio de las pruebas de acceso a la universidad han superado los exámenes. Por universidades, la Miguel Hernández cuenta con un total de 98,39 % de aptos; la UPV con el 97,24 % de aptos; la Universitat de València con el 97,40 % de aptos y la Universitat d'Alacant, con el 95,99 % de aprobados. La Universitat Jaume I de Castelló (UJI) obtiene el mayor porcentaje: el 98,53% de los estudiantes presentados a los exámenes de la fase obligatoria de PAU obtiene un apto, frente al 97,99% de la convocatoria de 2017. En el caso del campus castellonense, la nota de acceso a titulación más alta es de un alumno del IES de Betxí, que puede llegar a tener un 13,770 sobre 14. La nota más alta en fase obligatoria de las PAU es de una estudiante del Colegio Madre Vedruna de Castellón, con un 9,725. Esta misma alumna también tiene la NAU (Nota de Acceso a la Universidad) más alta con un 9,890, y podría llegar a una nota de acceso a titulación de 13,526 sobre 14.

La convocatoria extraordinaria de la Selectividad en la Comunidad Valenciana se celebrará el 3, 4 y 5 de julio de 2018. Con esta segunda ronda concluirán unas pruebas que, por petición de la Comisión Gestora, han preservado su nombre: siguen llamándose PAU –“un acrónimo bonito, porque en valenciano significa paz”- en lugar de EBAU, como en casi el resto de la geografía española. Nomenclaturas al margen: las diferencias en lo académico son mínimas. Los nervios y noches en vela son, también, un común denominador para quienes se juegan buena parte de su futuro en este cara a cara con la tradicional Selectividad.