Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La petición de escuela pública en Barcelona supera a la concertada

La preferencia de las familias hacia centros públicos deja más de un millar de vacantes en los colegios concertados

Una clase del colegio Joaquim Ruyra de L'Hospitalet
Una clase del colegio Joaquim Ruyra de L'Hospitalet

La demanda de escuela pública en Barcelona ha superado todas las previsiones. Por primera vez, las solicitudes de preinscripción escolar en el primer curso de educación infantil (P3) en centros públicos superan las peticiones para entrar en escuelas concertadas. En total, 6.442 familias (el 50,5% del total) solicitaron entrar en un colegio público.

Las protestas de centenares de familias de varios barrios de Barcelona que temían no entrar en el colegio público de su barrio ya aventuraban el escenario que ahora han corroborado los datos definitivos de la preinscripción: el Consorcio de Educación de Barcelona (CEB) había ofertado 6.494 plazas en centros públicos y la demanda ascendió a 6.442. En la escuela concertada, en cambio, había disponibles 7.536 plazas, pero quedaron vacantes más de un millar de ellas.

El CEB admitió ayer que 137 solicitudes no lograron acceder a ninguna de las opciones que solicitaron, así que entraron en el proceso de asignación de oficio. De ellas, 89 familias solicitaron exclusivamente colegios públicos, así que el CEB debía garantizar que no irían a una concertada.
El presidente del CEB, Josep Gonzàlez-Cambray, aseguró que se garantizará una plaza pública a quien solo haya solicitado esta opción y a las familias que han incluido alguna concertada laica “no se les asignará una religiosa”. 

107 plazas públicas más


Para hacer frente a este incremento de demanda, el CEB han aumentado en 107 las plazas públicas: se han abierto tres líneas adicionales (bolets) en tres centros del Eixample, Gràcia y Horta-Guinardó y, además, han ampliado el ratio a 26 alumnos en todos los centros públicos y uno concertado del Eixample Dreta, la Vila de Gràcia-Camp d'en Grassot y Gràcia Nova.

El Departamento de Enseñanza admitió ayer que se sienten “interpelados” por este cambio de tendencia. “Es evidente que el incremento de oferta pública en garantías atraería mucho más la demanda. Nos pondremos a trabajar”, indicó Gonzàlez-Cambray. El CEB no reveló si el vacío en la concertada se traducirá en el cierre de líneas.