Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSC estará en el Gobierno, pero no hará exigencias

Iceta se reserva el papel de negociador en el nuevo escenario que se ha abierto en España y Cataluña

Meritxell Batet y Miquel Iceta, el pasado día 28 en Madrid.
Meritxell Batet y Miquel Iceta, el pasado día 28 en Madrid.

El PSC confía en que la llegada Pedro Sánchez a La Moncloa haga realidad la petición de Miquel Iceta de “diálogo, negociación y pacto” entre el Gobierno y la Generalitat. No dudan que, como siempre que España ha tenido un presidente socialista, el PSC tendrá uno o dos ministros, pero no lo plantearán como exigencia o cuota. “El presidente escoge a sus ministros y nosotros estamos para ayudar”, explican fuentes de la dirección del PSC. “Sánchez ha provocado un estado de ánimo positivo en la política española y catalana ahora eso se trata de consolidarlo e ir más allá”, añaden desde el PSC.

En ese escenario, Iceta tiene reservado un papel decisivo por sus demostradas habilidades negociadoras. Queda por ver si dentro del Gobierno o fuera, el escenario que él preferiría para tener libertad de movimientos con la Generalitat y el independentismo, sin la rigidez que comporta el ministerio. “Siempre respetando la Constitución y el Estatuto”, dice el PSC para calmar a los barones del PSOE.

La cuestión es que Sánchez no tiene tanto donde escoger en el PSC, pues se dan por descartadas para ministras las alcaldesas de L'Hospitalet (Núria Marín) y Santa Coloma de Gramenet (Núria Parlon). La primera forma parte de la ejecutiva federal, pero su marcha dejaría desguarnecida la que ahora es la alcaldía más importante en manos del PSC, con las municipales a la vuelta de la esquina y la amenaza de que el exalcalde y exministro Celestino Corbacho encabece la lista de Ciudadanos.

Parlon, por su parte, quemó sus naves cuando se desmarcó del PSC y del PSOE por el artículo 155 de la Constitución y dimitió de la ejecutiva federal. En esa tesitura, la diputada Mertitxell Batet aparece como la candidata con más posibilidades, aunque en el PSOE no se olvida que en las primarias se puso de perfil.