Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Conesa se perfila para liderar el Port de Barcelona tras el escándalo del 3%

El nombramiento abre el debate sucesorio en la Diputación de Barcelona

En el centro, la presidenta de la Diputación de Barcelona, Mercè Conesa
En el centro, la presidenta de la Diputación de Barcelona, Mercè Conesa

La presidenta de la Diputación de Barcelona Mercè Conesa se perfila como próxima presidenta del Port de Barcelona y reemplazaría a Sixte Cambra, que fue citado a declarar por el caso del 3%, de supuestas adjudicaciones de obra pública a cambio de donaciones a la extinta Convergència. El entorno de Carles Puigdemont ve en la también alcaldesa de Sant Cugat la persona más idónea para liderar una de las joyas de la economía catalana.

La presidencia de la Autoridad Portuaria de Barcelona (APB) es uno de los cargos más deseados dentro del reparto de altos cargos por la proyección e influencia en el mundo económico que concede y el momento dulce que vive la infraestructura: el año pasado el Puerto ganó 50 millones de euros, un 50% más que en 2017, y marcó un nuevo récord de tráfico con 60 millones de toneladas.

Una figura clave en un año electoral

Las posibilidades de que Mercè Conesa (Terrassa, 1968) sea la presidenta del Puerto de Barcelona se juegan también en el terreno electoral. Fuentes de Junts per Catalunya no desmienten que la alcaldesa de Sant Cugat tenga muchos números para ocupar el cargo pero recuerdan que la situación es muy volátil. Está por verse, por ejemplo, cómo queda la imagen de Conesa tras la operación policial de ayer para recabar documentación sobre el supuesto desvío millonario de fondos de la Diputación destinados a programas de cooperación. Si bien las investigaciones son sobre el anterior mandato, la actual presidenta del ente tuvo que dar la cara ayer. En el PDeCAT preocupa además que una de sus principales bazas deje un cargo con mucho arraigo y presencia en el territorio a un año de las elecciones municipales. Conesa es, además, la presidenta del consejo nacional del partido, si bien no estaría afectada por el régimen de incompatibilidades. También se abre el debate sucesorio en la Diputación: los mejores posicionados son Marc Castells y Meritxell Budó.

El sueldo tampoco es nada despreciable. Es uno de los cargos públicos mejor pagados. Según el portal de transparencia de la APB, Cambra tiene una retribución anual de 133.733 euros si se suma el salario básico, los variables y un complemento de antigüedad (28.219 euros). El monto lo determina el Gobierno central.

La designación del presidente o presidenta del Puerto —Conesa sería la primera— es una prerrogativa del presidente de la Generalitat, Quim Torra. La propuesta la ha de hacer el responsable del Departamento de Territorio y Sostenibilidad. Ambos, de hecho, firman el decreto de nombramiento. El relevo de Cambra, por tanto, no se podría dar hasta que el nuevo Govern tome posesión.

El actual presidente ya había anunciado en diciembre del año pasado que no repetiría en el cargo en el que ha estado por siete años, después de que el expresidente Artur Mas y el entonces consejero Lluís Recoder lo designaran. Cambra alegó entonces “motivos personales”. El último año de su gestión, sin embargo, se vio empañada por las investigaciones sobre la implicación del Puerto en el caso del 3%.

En febrero del año pasado, Cambra fue detenido durante el registro de su despacho en búsqueda de los contratos de la adjudicación de obras bajo sospecha. En abril pasado, fue citado a declarar en calidad de investigado por el juez que lleva la causa.

La figura Conesa, explican fuentes convergentes, buscaría darle un nuevo impulso a la imagen de la APB. Desde 2011 ocupa la alcaldía de Sant Cugat y fue la responsable de Urbanismo los ocho años anteriores. La labor de proyección internacional que desde la diputación ha hecho la presidenta del entre supramunicipal es ampliamente reconocida. Por ejemplo, ocupar un alto cargo en la Organización de Ciudades y Gobiernos Locales Unidos (CGLU). Sin embargo, el fantasma de los casos Palau, ya con sentencia firme, y del 3% también ha planeado sobre su gestión.