Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Eva Alcón: “Ir hacia una universidad cada vez más digital es la mejor forma de ser transparentes”

La catedrática de Filología Inglesa será la primera mujer rectora de la Jaume I de Castellón

La nueva rectora de la UJI, Eva Alcón, durante la entrevista. Ampliar foto
La nueva rectora de la UJI, Eva Alcón, durante la entrevista.

Eva Alcón (Castellón, 1963) recibe a EL PAÍS en el que ha sido su despacho como docente en la Facultad de Ciencias Humanas de la Universitat Jaume I de Castellón. Un despacho que refleja actividad (hace hueco, entre archivos y exámenes en fase de corrección sobre la mesa) y que abandonará en breve en su nueva fase como rectora. La primera en la historia de la UJI. Su candidatura, la única presentada, obtuvo el 16 de mayo el 83% de los votos. Catedrática de Filología Inglesa, ha sido vicerrectora de Ordenación Académica y Estudiantes y de Relaciones Internacionales. Alcón ha dado el salto a la primera línea cuando ha creído que era su momento. “Es un honor terminar liderando la universidad a la que perteneces”, asegura.

Pregunta. Con usted la universidad pública valenciana gana su segunda rectora en tres meses tras la elección de Mavi Mestre en Valencia. ¿Prevé cambios con este liderazgo femenino?

Respuesta. Seguro que sí (sonríe). Cada uno aporta su personalidad y tengo la sensación de que las prioridades de las mujeres se diferencian un poco de las de los hombres. Podemos aportar un liderazgo diferente. Por ejemplo, para nosotras la conciliación es una prioridad. Potenciarla, con medidas como el teletrabajo donde sea posible, está en mi programa.

P. ¿Cómo se gesta la idea de aspirar a convertirse en la primera rectora?

R. Es un proceso largo. En mi etapa como vicerrectora ya se planteó la idea. Me decían: ¿No te animas? Pensé que tenía que consolidar antes mi carrera académica, pero las preguntas se sucedían así que decidí hacerlo cuando llegara el momento y si me veía apoyada por la comunidad universitaria. Empezamos con el debate para conocer las inquietudes del colectivo universitario y ahí me di cuenta de que debía dar el paso. Fue a finales de enero.

P. ¿Ha echado de menos tener competencia para liderar la Jaume I?

R. Cada universidad tiene una idiosincrasia y en la UJI parece que es una tradición [la candidatura a Rectorado en solitario]. Sólo en una ocasión dos personas optaron a la elección. Todo el mundo ha tenido la opción de presentarse. Haber contado con una única candidatura no quiere decir que no hayamos hecho campaña o trabajado como si tuviéramos diferentes alternativas. Hemos presentado un proyecto ilusionante para combatir el desánimo que sufren las universidades públicas en los últimos años. Y realista, consensuado y participativo, y esta es su fortaleza.

P. Su campaña ha sido retransmitida al instante en su blog. ¿Qué le animó a crearlo?

R. El magnífico grupo de coordinación que he tenido, que ha combinado experiencia y juventud. Los más jóvenes me dijeron: Eva, no podemos seguir trabajando como hasta ahora en las campañas. Hay que llegar al estudiantado y la única forma es a través del blog y las redes sociales. Tenemos que ir hacia una universidad cada vez más digital. Es la mejor forma de ser transparentes, y tengo intención de mantener el debate universitario, no sé aún si a través del mismo blog o de otro, pero es importante que todos participen en el futuro de la Jaume I. Las universidades ya tienen estructuras participativas, pero es un formato institucional, que está bien, pero tiene que entrar aire nuevo en las universidades y una forma de lograrlo es que la gente se sienta parte del proyecto.

“La universidad, como institución, tiene que ser modelo en comportamientos éticos”

P. Propone darle un giro a la docencia incorporando nuevas metodologías online.

R. Quiero darle otro impulso a la innovación educativa y la digitalización de la universidad. Con cuidado. Somos una universidad presencial y no queremos renunciar a ello, pero tenemos retos, como llegar a más personas, y ahí la docencia online abre oportunidades. Además, nuestro estudiantado es nativo digital y debemos aprovechar sus competencias. Estamos demasiado acostumbrados a las clases magistrales, a no usar en el aula los dispositivos del día a día. Los móviles han de ser una herramienta. La UJI siempre ha sido pionera en nuevas tecnologías y ahora se trata de dar un paso más para facilitar la vida de las personas y una forma es con esa virtualidad, tanto en la docencia como en la administración electrónica.

P. Defina su política para los próximos cuatro años.

R. Me gustaría que toda persona con una iniciativa buena para la universidad encuentre en el nuevo equipo facilidades para llevarla a término. Necesitamos ilusionar, reconocer el trabajo de quienes creen en la UJI. Olvidarnos de qué hay de lo mío y pensar como colectivo. Somos instituciones públicas que han de trabajar con voluntad de servicio público.

P. Entre sus objetivos figura el de reforzar sinergias con la sociedad. ¿Cómo?

R. Tenemos una asignatura pendiente: que la investigación que se genera en la universidad, que es mucha, llegue a las personas, a las instituciones y organizaciones, que tenga una aplicación. Hay que apostar por la transferencia del conocimiento y por ello hemos creado un Vicerrectorado de Investigación y Transferencia.

P. ‘Las personas’ aparecen en primera línea de su programa. ¿Qué desafíos plantea este apartado?

R. El estudiantado es la razón de ser de nuestra universidad y queremos trabajar con él, lograr su participación, porque buscamos una universidad viva y dinámica. Luego está el personal administrativo y de servicios, clave para impulsar nuestras políticas. Esta plantilla no se ha revisado en profundidad desde 2006 y las necesidades ahora son diferentes. Y en tercer lugar está el profesorado. Al sénior, estable, hay que darle apoyo para que sea más competitivo en el ámbito investigador; y al más joven queremos facilitarle esa estabilidad. ¿Cómo? A través del plan propio de investigación, para que puedan ser investigadores principales de proyectos. Lo necesitan para acreditarse.

“Hay que potenciar la convivencia y el respeto lingüístico, y sacar las lenguas del debate político”

P. Aboga por reducir la desigualdad en el ámbito universitario y fomentar la cultura de paz, la ética, el respeto a la diversidad y la equidad de género. ¿La universidad ha perdido valores?

R. El paso por la universidad no puede ser únicamente la obtención de un título para favorecer la inserción laboral. Es importante, pero también lo es formar personas, inculcar valores, que sean conscientes de la importancia de ser solidarias, de tener un espíritu crítico, de la equidad de género. Y por ello hay un Vicerrectorado de Estudiantado y Compromiso Social, para lanzar el mensaje de que formamos personas para aumentar su inserción profesional pero también para que sean capaces de desarrollar su proyecto vital y contribuir así a mejorar la sociedad. Como institución tenemos que ser modelo en comportamientos éticos.

P. Reivindicará al Consell un mapa de titulaciones autonómico para evitar que universidades próximas impartan las mismas carreras.

R. Estamos hablando de recursos públicos y lo más normal es distribuirlos con justicia y equidad. Somos una comunidad que da servicio público a tres provincias. Es lógico que la oferta académica sea equilibrada en ellas. Un mapa de titulaciones nos puede ayudar a planificar el futuro y a una mejor distribución de los recursos públicos.

P. ¿Cómo ve el mapa actual de titulaciones de la UJI?

La oferta es equilibrada, pero necesitamos revisarla y hacerla atractiva con dobles o nuevas titulaciones. Y sobre todo hay que consolidar Ciencias de la Salud. Ha sido un esfuerzo extra para la Jaume I y la Generalitat, pero o le damos un impulso o no será sostenible. Hablo de financiación y de darle estabilidad a las infraestructuras y al personal docente. En el área clínica es urgente dotarnos de profesorado vinculado, que al mismo tiempo sea clínico.

P. Fomentar el valenciano en las aulas y visibilizar la riqueza lingüística es otro de sus retos. ¿Pros y contras del multilingüismo?

“Las prioridades de las mujeres se diferencian un poco de las de los hombres. Podemos aportar un liderazgo diferente”

R. No hay contras. El aprendizaje de lenguas es una riqueza, un plus, nunca un problema. No hay que ponerle puertas. Las investigaciones indican que las personas bilingües tienen más facilidad para adquirir una tercera lengua. ¿Por qué no aprovecharnos si vivimos en un territorio con dos oficiales? ¿Por qué no normalizar la situación? Es una forma de mostrar respeto y tolerancia hacia el entorno sociolingüístico donde vivimos. Pensar en contras cuando se habla de normalizar el valenciano en la docencia es un debate estéril. Dice mucho de las personas cuando vas a cualquier lugar del mundo y tienen interés por aprender y utilizar su lengua. Ese es el cambio de actitud, y a partir de ahí potenciar la convivencia y respeto lingüístico. Hay que sacar las lenguas del debate político. Es un error y no le hacemos ningún favor a la sociedad. Nadie debate los fundamentos de la química, ¿por qué tenemos que hablar de los fundamentos lingüísticos y no dejamos que los expertos se pronuncien?

P. La financiación fue el caballo de batalla de su predecesor, Vicent Climent. ¿Lo será también para usted?

R. Será una prioridad. Sin autonomía financiera no podemos disponer de políticas e idiosincrasia propias. Hay que sentarse a hablar de un nuevo modelo. En el caso de la UJI debemos analizar el dinero que recibimos con relación a los cambios producidos. Tenemos más estudiantes y más titulaciones, hacemos investigación. No sólo tenemos menos financiación, sino que en su reparto no se tiene en cuenta la territorialidad. Quiero pedir una reunión con el consejero Vicent Marzà y estoy convencida de que empezaremos a trabajar.

P. ¿Cómo va a plantarle cara a la fuga de cerebros?

R. Tenemos el proyecto UJI Talent, para retener talento ofreciendo a las personas que mejor finalicen sus estudios quedarse en la UJI a cursar un máster e inscribirse en la escuela de doctorado; y para captar talento. Para ello buscaremos a personas potentes en investigación en cualquier universidad del mundo para que se integren en nuestros grupos investigadores para abrir nuevas líneas, con el compromiso de acudir a convocatorias competitivas y fortalecer la investigación en la UJI.

P. Imagine un escenario futuro. A cuatro años vista. ¿Cómo le gustaría verse, y cómo le gustaría ver a la universidad que ya dirige?

R. Es una pregunta difícil… (risas). Prefiero vivir el presente. El futuro ya vendrá. Pero me gustaría tener la satisfacción de haber dado lo mejor de mí y del equipo para situar a la Jaume I como una universidad de referencia en el ámbito docente e investigador. También que la gente que haya pasado por aquí nos recordara como una universidad amable, facilitadora, con voluntad de servicio público y pensando en los intereses de la sociedad sobre los individuales.

P. Tras dos años como diputada y portavoz de Educación del PSPV en las Cortes valencianas, ¿se ve más como rectora o como política?

R. Creo que me sentiré más cómoda como rectora porque soy académica y la universidad es mi casa. De hecho, nunca he abandonado la universidad. Me veo más como rectora que como diputada. Todas las etapas son positivas y esa lo fue. He compartido mi compromiso social en ambos sitios: en los dos trabajé por mejorar las universidades valencianas.

Más información