Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aspar confirma que la Fórmula 1 ya estaba negociada y pactada cuando se creó Valmor

El piloto admite que las carreras fueron una ruina desde la primera edición

El expiloto y empresario Jorge Martínez Aspar llega a declarar este jueves.
El expiloto y empresario Jorge Martínez Aspar llega a declarar este jueves. EFE

Jorge Martínez Aspar ha confirmado este jueves ante la juez buena parte de la tesis de la Fiscalía Anticorrupción en el caso Fórmula 1. Aunque formalmente fue su empresa, Valmor Sports, la que contrató con el magnate británico Bernie Ecclestone la celebración de las carreras en Valencia, cuando su compañía se constituyó la negociación y el pacto de las condiciones ya se habían producido.

La Fiscalía mantiene que el entonces presidente de la Generalitat Francisco Camps, imputado con Aspar en la causa por los supuestos delitos de malversación y prevaricación, pactó personalmente el Gran Premio y después interpuso a Valmor entre las sociedades de Ecclestone y la Administración autonómica para evitar aplicar las normas de contratación pública.

Aspar, en su día campeón mundial de motociclismo, ha declarado que a él le llamó José Luis Olivas para proponerle que se sumara al proyecto de Valmor, de la que pasó a ser socio y cabeza visible.

Anticorrupción acusa a Camps, entre otras cosas, de haber beneficiado a su amigo Aspar con las inyecciones de dinero público que recibió la Fórmula 1. El expiloto ha negado, sin embargo, haber mantenido contactos con el expresidente —que está citado a declarar este viernes— y ha declarado que su contacto en la Generalitat era el vicepresidente Vicente Rambla. El exjefe del Ejecutivo valenciano ha negado siempre las irregularidades.

Como hizo el martes la exasesora de Camps Belén Reyero, Aspar ha reconocido lo que la oposición pasó años denunciando y la Generalitat ocultó durante cinco años: que ya en la primera edición se vio que las carreras eran deficitarias.

Aspar ha negado haber logrado beneficios de su incursión en la Fórmula 1. Al revés, ha mantenido que el negocio le supuso unas pérdidas de 400.000 euros, la inversión que hizo en Valmor.

La empresa fue adquirida por un euro por la Generalitat valenciana en 2012, después de la dimisión de Camps. El Ejecutivo autonómico asumió con la compra deudas que alcanzaban los 30 millones.