Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arts Santa Mònica continuará siendo un centro de arte

El departamento de Cultura descarta convertirlo en un museo de arquitectura, tal como anunció hace meses

Se inauguró en 1988 para ser un espacio de difusión y producción de arte contemporáneo y continuará siéndolo. Arts Santa Mònica no cerrará sus puertas ni se convertirá en un museo de arquitectura, como anunció el ex consejero Lluis Puig, dos días antes del referéndum. En aquella ocasión Puig dijo que una vez terminada la programación del anterior director Jaume Reus, el centro de arte se cerraría para reinaugurarse como espacio dedicado a la arquitectura. El cierre debía producirse después de Sant Jordi, con la clausura de la feria de libros de artista Arts Libris.

Algo ha cambiado en unos meses y precisamente durante la inauguración de Arts Libris este diario pudo saber que el centro continuará su andadura tal como está concebido y sin la transformación apuntada. “El departamento de Cultura ha ido preparando una programación que permitirá mantener abierto el Santa Mònica como centro de arte hasta que se forme gobierno y el nuevo consejero convoque un concurso de dirección”, aseguraron representantes del Departamento durante la inauguración de la 9ª edición de la feria, que ha contado con la presencia de María Dolors Portús, secretaria general de Cultura (actualmente el máximo cargo de la consejería), Conxita Oliver responsable del área de cooperación artística y ex directora de Santa Mónica y Marta Gustà, directora de artes visuales del Instituto Catalán de las Empresas Culturales (ICEC).

Pese a los compromisos adquiridos, el departamento de Cultura con el consejero Puig, huído en Bélgica, y el director general Quim Torrent, de baja, no renovó el contrato al anterior director Jaume Reus, que cerró su etapa el 31 de diciembre dejando la programación cerrada hasta finales de abril. “Hemos comprado exposiciones itinerantes estableciendo colaboraciones con los demás centros del territorio y próximamente anunciaremos el programa”, indicado las mismas fuentes del departamento de Cultura.

Tras el cese de Reus, la Plataforma Asamblearia de Artistas de Cataluña (PAAC) reivindicó la necesidad y continuidad del Santa Mònica con diversas acciones. Llegó incluso a amenazar con ocuparlo durante un fin de semana artístico, provocando el inmediato cierre del centro durante dichos días sin explicación alguna. Los artistas llevaron a cabo una campaña para la recogida de firmas en contra de la conversión del Santa Mònica en un centro dedicado a la arquitectura, pero debido a la aplicación del artículo 155 y la falta de un gobierno en la Generalitat se encontraron sin interlocutores a quien entregárselas. “Hemos recogido 1.400 firmas de profesionales representativos del sector, así como de un centenar de instituciones culturales. Barcelona necesita un centro de arte y perder el Santa Mònica sería nefasto”, asegura Nora Ancarola, presidenta de la PAAC cuando se pusieron en marcha las iniciativas de protesta. La transformación del Santa Mònica fue anunciada precisamente cuando el programa de Reus había empezado a despegar. Bajo su dirección el centro dio cabida a un amplio abanico de propuestas experimentales y alternativas, con especial atención a la creación vinculada con las nuevas tecnologías.