Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los rectores de la Complutense y Autónoma denuncian que el caso Cifuentes afecta a la imagen de las universidades públicas

Carlos Andradas y Rafael Garesse, rectores de ambos campus, piden al rector de la URJC "que lleve hasta el final" la depuración de responsabilidades

El rector de la Universidad Complutense de Madrid Carlos Andradas.
El rector de la Universidad Complutense de Madrid Carlos Andradas. EFE

Los rectores de la Universidad Complutense de Madrid, Carlos Andradas, y de la Universidad Autónoma de Madrid, Rafael Garesse, han publicado hoy una carta titulada 'En Defensa de la Universidad Publica' en la que denuncia que la imagen de las universidades públicas de Madrid se está viendo afectada por el caso del máster en la Universidad Rey Juan Carlos de Cristina Cifuentes, presidenta de la Comunidad de Madrid.

Los rectores condenan "enérgicamente" todas las actuaciones “no acordes a la ley y la ética universitaria que aparentemente se están descubriendo” en el caso del máster y pide al rector de la URJC "que lleve hasta el final el camino emprendido de búsqueda de la verdad y depuración de responsabilidades, restableciendo la igualdad de trato para todos".

Andradas y Garesse son la segunda tanda de rectores que defiende la honorabilidad de la universidad pública, tras Joan Elias García, rector de la Universidad de Barcelona (UB). Denuncian que por extensión, el caso está afectando a la imagen de las universidades públicas de Madrid. "Hemos visto aparecer opiniones que cuestionan la credibilidad de las universidades públicas en su conjunto, generando un discurso que confunde la parte con el todo", afirman. "Por ello, aun a riesgo de repetir lo obvio (...) afirmamos con contundencia que el sistema universitario público español es riguroso y de calidad. Que las universidades públicas son las únicas instituciones que pueden garantizar a los ciudadanos el acceso, en condiciones de igualdad, a la educación superior, esencial para el futuro y el progreso en una sociedad y una economía cada vez más basadas en el conocimiento, por lo que no podemos consentir que se las descalifique", escriben.

"En todas las organizaciones puede haber personas sin escrúpulos, pero no conviene confundirlas con la totalidad de sus integrantes", continua el escrito. "No se debe, ni es honesto, diluir una cuestión muy concreta y delimitada en el conjunto de los problemas estructurales de la Universidad, que necesitan de otro análisis y otro contexto. Quien así lo hace no contribuye a la solución ni de la primera ni de los segundos, sino que provoca una confusión que perjudica a las universidades públicas".

Los alumnos, continúan ambos rectores en el escrito, "realizan sus exámenes y redactan sus trabajos. El personal de administración y servicios transcribe y vela por la seguridad y fiabilidad de toda la información. Sin este principio de confianza, el funcionamiento es imposible. Por eso, cuando surgen personas que actúan fraudulentamente, quebrando ese principio de confianza, la salud de la institución y del sistema exige actuar diligente y contundentemente para restaurar el principio de confianza".

Andradas y Garesse se refieren en su carta al hecho de la URJC no esté encontrando documentos esenciales para demostrar que un alumno habría cursado un máster en sus aulas. "Corresponde a la institución dotarse de medidas y protocolos contrastables que garanticen la transparencia, la trazabilidad de los procesos y prevengan y eviten los comportamientos inapropiados, exigiendo el cumplimiento estricto de los mismos".

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram