Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los barceloneses hacen la mayoría de las compras en su barrio

Las tiendas de proximidad aguantan, los mercados repuntan y bajan ligeramente los supermercados

Portal de L'Angel, ayer por la tarde.
Portal de L'Angel, ayer por la tarde.

Los vecinos de Barcelona hacen la mayoría de las compras en el barrio donde viven. Tanto si se trata de alimentación (94%) como de productos no alimentarios (70%). A la hora de hacer la compra doméstica acuden sobre todo a tiendas de proximidad (que mantienen la atracción de clientes en productos frescos), mercados municipales (cuya clientela aumenta y también para comprar verdura, carne y pescado) y supermercados (que bajan ligeramente aunque concentran la compra de productos envasados). En cambio, quienes acuden a hipermercados o grandes almacenes registran un descenso ininterrumpido desde el año 1997.

Un Lidl y un gimnasio en el mercado de Sant Antoni

Los dos grandes establecimientos que se ubicarán en la planta sótano del mercado de Sant Antoni serán un supermercado de la cadena alemana Lidl y un gimnasio de la cadena Duet Fit. Los ha revelado el concejal de Comercio, Agustí Colom, que ha admitido que será el primer mercado que tenga un gimnasio y ha explicado que Duet Fit fue el único negocio que optó a ocupar el local no destinado a alimentación. Hasta ahora, en los mercados que se han rehabilitado se ha abierto también un supermercado, y el único donde había un local de productos no alimentarios era el de la Concepción, donde hay una tienda de electrodomésticos. “Puede ser una buena experiencia, si se logra atraer a personas no familiarizadas con un mercado”, ha afirmado Colom.

Son datos que ha presentado este viernes el concejal de Comercio del Ayuntamiento de Barcelona, Agustí Colom, y que salen de dos encuestas realizadas en 2017. La de hábitos de compra (entre 2.000 personas) y la que se hace en centros de polaridad (17 ejes o centros comerciales que concentran mucha actividad), entre 5.100 personas.

La fidelidad de los barceloneses al comercio de barrio que demuestra la encuesta, contrasta con la desertización comercial de algunos barrios. Un aspecto que Colom entiende que tiene que ver con la renta y la población de determinadas zonas. “La preferencia por comprar en el entorno no significa que no haya barrios con fragilidad comercial, que coinciden con espacios económicamente más débiles, no es que la gente no vaya a comprar, sino que tiene menor poder adquisitivo y busca precios más competitivos, lo que repercute en el comercio de proximidad, que necesita una masa crítica”, ha valorado.

Pocas compras por internet y en domingo

Uno de los datos llamativos del estudio es que las compras por internet todavía son minoritarias entre la media de los barceloneses, pese a que el 42,7% de los comercios de la ciudad permite comprar on line. El 62,7% de los encuestados asegura que nunca compra por internet, un 12% una vez al mes y 4,2% con una frecuencia quincenal. Con todo, los porcentajes suben mucho en función de la edad (los jóvenes compran más por internet), y de la situación socioeconómica y laboral.

Respecto a la frecuencia con la que los barceloneses compran, se ha concentrado en comparación con la última edición de la encuesta en 2012. Entonces el 17,6% de vecinos compraban cada día; y ahora el 12,4%. Y la compra semanal han pasado de hacerla el 23% de los encuestados al 43%. Por días de la semana, la encuesta muestra que solo el 2,6% de los preguntados compra en domingo. “La política de horarios comerciales que practicamos está acorde con las pautas de comercio de la ciudad”, ha celebrado el concejal. En clave de género, resulta curioso que las mujeres hacen el 75% de la compra cotidiana, frente al 25% de hombres. Pero en el caso de la compra por internet, los hombres doblan a las mujeres.

El estudio de polaridades muestra que el 30% de los barceloneses han estado en alguno de los 17 centros analizados, en los que destacan los más céntricos (en Portal de l’Àngel, por ejemplo han estado el 56% de los encuestados), frente a los ejes de barrios más periféricos (Cor d’Horta o Major de Sarrià, entorno al 10%). De media, en los ejes de polaridad el 20% de sus visitantes son personas que se desplazan desde fuera de Barcelona.

Más información