Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento de Madrid supo cómo murió Mbaye tres horas antes de los incidentes de Lavapiés

Los policías municipales informaron desde el primer momento de que el senegalés había sufrido un ataque epiléptico

Un coche patrulla de la Policía Municipal, ayer en la Puerta del Sol. En vídeo, declaraciones de Noelia Vera, portavoz del Consejo de Coordinación de Podemos. VÍDEO: ATLAS

La dirección de la Policía Municipal tuvo conocimiento desde las cinco de la tarde del pasado jueves de que el senegalés Mame Mbaye, de 35 años, murió tras sufrir un ataque epiléptico y una parada cadiorrespiratoria posterior. Así lo atestiguan el atestado y la comparecencia de los agentes en comisaría, a los que ha tenido acceso EL PAÍS. Esto supone que los mandos y, por tanto, los responsables políticos de la Concejalía de Seguridad sabían al detalle que el fallecimiento no se debía a una persecución policial. Esa falta de información oficial degeneró tres horas y media después en fuertes disturbios por Lavapiés.

Según consta en el atestado oficial de la Policía Municipal, el inmigrante senegalés sufrió el ataque epiléptico a las 16.58 del pasado jueves frente al número 10 de la calle del Oso. En ese momento, dos policías municipales de la unidad de Centro Sur que regresaban de entregar una notificación circulaban en un coche patrulla por la calle de Embajadores. “Son requeridos por numerosos ciudadanos. Los gestos de estas personas son manifiestos de evidente urgencia, por lo que los actuantes se dirigen al punto”, recoge la comparecencia de los agentes.

Mbaye se encontraba tirado en el suelo, atendido por varias personas. “Al atender a esa persona, los asistentes manifiestan que la persona ha sufrido un ataque epiléptico y que se ha desplomado de un golpe”, añade el escrito policial. Los policías avisaron por su emisora de este hecho y requirieron la presencia de una ambulancia del Samur. Los agentes tomaron el pulso a Mbaye y miraron si tenía “algún obstáculo en las vías respiratorias”. Encontraron un papel en el interior de la boca. Alguien se lo había colocado para evitar que se mordiera la lengua. Los policías se lo retiraron y colocaron a la víctima en posición lateral de seguridad (de lado y con la cabeza puesta sobre un brazo y una pierna flexionada). Los policías vigilaron vitales y observaron que “de repente deja de tener pulso”. Por ello, le abren las vías respiratorias y empiezan las maniobras de reanimación cardiopulmonar.

Extracto del parte de la Policía Municipal.
Extracto del parte de la Policía Municipal.

La emisora de la Policía Municipal está perfectamente informada de todo lo que está ocurriendo, ya que al lugar acudieron más agentes de refuerzo. Se refueron relevando en la reanimación. El Samur tardó 18 minutos en llegar al lugar, pese a que se trata de un punto céntrico de la capital.

Los policías sufrieron desde las seis de la tarde una gran presión por parte de manteros que acudieron a la calle del Oso. Se pidió la asistencia de la Unidad de Apoyo a la Seguridad “para prevenir altercados”. La Sección de Inteligencia de la Policía Municipal constató a las ocho de la noche que la muerte había tenido una gran repercusión en las redes sociales y que en estas se afirmaba que se había debido a “una persecución policial”. Al poco, se iniciaron fuertes altercados que se mantuvieron hasta pasada la una de la madrugada.

Máxima precaución

Pese a tener esa información detallada y al minuto en la emisora policial, no hubo ninguna comunicación oficial de los responsables de la Concejalía de Seguridad hasta cerca de las dos de la tarde del día siguiente. Según el atestado oficial, la alcaldesa en funciones, Marta Higueras, acudió al lugar de los altercados alrededor de las nueve de la noche. A sus escoltas se les recomendó que adoptaran medidas de precaución por los graves altercados que se estaban produciendo desde hacía una hora.

Una portavoz de la Concejalía de Seguridad afirmó ayer que se está a la espera del resultado de la investigación interna que ha abierto el Consistorio para esclarecer cómo se produjo la muerte de Mbaye y los disturbios, “como corresponde a un Ayuntamiento responsable”. Esta portavoz también alegó que la muerte del inmigrante senegalés causada tras una persecución policial se difundió en algunos medios de comunicación. “Estos citaban como fuente a la Jefatura Superior de Policía de Madrid”, añade esta portavoz.

El Ayuntamiento de Madrid anunció la semana pasada la apertura de un expediente interno para esclarecer las circunstancias en que se produjo la muerte de Mbaye.