Escaso seguimiento de la huelga feminista en comercios y oficinas

La mayoría de las tiendas del centro de Barcelona abren con normalidad y las trabajadoras se acogen a un paro de dos horas

Un piquete durante la huelga feminista cierra un comercio en Barcelona.
Un piquete durante la huelga feminista cierra un comercio en Barcelona.Gianluca Battista

La mayoría de tiendas y oficinas de Barcelona han empezado la jornada de este jueves con normalidad, ajenas a la gran movilización que se preparaba en las calles por la huelga feminista. En muchos de los comercios del centro turístico de Barcelona —Portal de l’Àngel, La Rambla, paseo de Gràcia—, las dependientas han acudido a sus puestos de trabajo, aunque algunas han asegurado que pararían dos horas por la tarde para ir a la manifestación.

Más información
Miles de personas llenan el Paseo de Gràcia contra la desigualdad de género y la violencia machista
Una explosión empujada por las más jóvenes

Ha habido excepciones, como algunas tiendas del centro —“Si las mujeres paramos el mundo se para”, se leía en un cartel en una tienda de bisutería cerrada en el barrio del Born— o librerías como La Central, La Calders o La Carbonera, que han hecho paros parciales o no han abierto la tienda en todo el día.

El tímido seguimiento en los comercios ha llevado a los piquetes de las estudiantes a llamar a la huelga a las trabajadoras de las tiendas. Establecimientos céntricos como Women’s Secret, Bershka, Starbucks o McDonald’s han cerrado ante la presencia de manifestantes en una marcha que ha tenido lugar al mediodía.

En las oficinas, la adherencia a los paros también ha sido escasa. En las empresas de tecnología que tienen sus sedes en el distrito del 22@ en el barrio del Poblenou, por ejemplo, no se ha percibido ningún impacto significativo. “Como un día normal”, ha sido la respuesta de la mayoría de los encargados de seguridad de los edificios consultados.

“No puedo darme el lujo de hacer huelga, aunque como mujer estoy en contra de la desigualdad, como todas”, ha dicho Claudia, una trabajadora que aprovechaba un descanso para fumar. “Imaginamos que iba a ser un día diferente, pero todo ha estado bastante normal”, ha confesado un grupo de recepcionistas de un complejo de oficinas en Diagonal Mar.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS