Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Xunta expedirá permisos personalizados para visitar las islas Cíes

Los controles para evitar la sobreventa de billetes por la que fueron multadas cuatro navieras con casi un millón de euros entrarán en funcionamiento esta Semana Santa

Permisos personalizados de la Administración para viajar al paraíso. Ese es el sistema que pondrá en marcha la Xunta de Galicia para evitar los asaltos masivos de turistas a las islas Cíes, un territorio casi virgen, de gran belleza y valor natural, que pertenece al Parque Nacional Illas Atlánticas y que lleva años sufriendo dañinas aglomeraciones. Cuatro empresas navieras fueron multadas con 930.000 euros por la Consellería de Medio Ambiente después de que este verano vendieran muchos más billetes de los estipulados para preservar el paraje. Ahora el Gobierno gallego ha decidido además reducir de 2.200 a 2.000 el tope de visitantes diarios, sin contar las 800 personas que como máximo pueden pernoctar en el cámping, único alojamiento del archipiélago.

Los controles empezarán a funcionar esta misma Semana Santa, según ha anunciado este sábado la Xunta. Quienes quieran pisar la arena de la Praia de Rodas, esa que el diario británico The Guardian eligió como la más bella del mundo, deberán obtener una autorización "de carácter personal e intransferible" a través de una central de reservas que habilitará la Administración autonómica, accesible también desde dispositivos móviles, y luego comprar el billete en alguna de las siete navieras que este año realizarán la ruta. Las empresas que se encargan del transporte marítimo solo podrán emitir pasajes a aquellos viajeros que dispongan del permiso oficial de acceso para ese día concreto. El número de frecuencias de la línea también se reducirá "por razones de conservación, ordenación del uso público y seguridad", apunta la consellería.

La regulación llega después de un verano caótico. A principios del pasado agosto hubo días en los que desembarcaron en las Cíes 4.000 turistas, casi el doble de los 2.200 visitantes que desde hace más de 20 años las autoridades marcaron como tope para propiciar la conservación de las islas. Tras años de incumplimientos y pequeñas multas a las navieras que en poco menoscaban su negocio, el domingo 20 de agosto la Xunta suspender las visitas e impedir el desembarco de cuatro barcos repletos, una medida que desembocó en algaradas a pie de ventanilla sofocadas por la policía y en un motin de pasajeros en una de las embarcaciones. 

Una de las navieras afectadas, Piratas de Nabia, llegó a atribuir la intervención del Ejecutivo del popular Alberto Núñez Feijóo después de años de sobreventa de billetes al "enfrentamiento" político que mantiene el gobierno local de Vigo que preside el socialista Abel Caballero por la candidatura del archipiélago a Patrimonio de Humanidad.

"Único documento válido" para desembarcar

Un solo usuario podrá reservar hasta 25 plazas, explica la Consellería de Medio Ambiente, pero por cada visitante deberá especificarse nombre, apellidos, documento de identificación, sexo y año de nacimiento. Las autorizaciones se enviarán por correo electrónico al solicitante o podrán descargarse desde la propia página web de la Xunta. Cada permiso estará dotado de un código de control QR, número de autorización, nombre y apellidos y deberá ser presentado en el muelle de las Cíes al desembarcar. "Este es el único documento válido para poder acceder al archipiélago", subraya el Gobierno gallego.

La necesidad de entrar en las Cíes con permiso de la Xunta estará vigente en Semana Santa (del 23 de marzo al 1 de abril), los últimos tres días de abril y los festivos de mayo, en el período de verano (de junio a septiembre) y los fines de semana y festivos de octubre. El sistema es el mismo que utiliza desde 2015 la Administración autonómica para vigilar la afluencia a otro enclave gallego que en los últimos años ha sufrido los embates del turismo de masas: la Praia das Catedrais, en Ribadeo (Lugo).