Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trabajadores del Auditori ganan el juicio por retrasos salariales

Músicos y resto de la plantilla demandaban los mismos derechos que los funcionarios

La OBC en una actuación en el Auditori, en enero.
La OBC en una actuación en el Auditori, en enero.

Una sentencia del juzgado de lo social número 13 de Barcelona reconoce el derecho de los trabajadores del Auditori y la Orquesta (OBC) a percibir un incremento salarial de un 1% que se aplicó a la plantilla municipal a partir del año 2007. El fondo de la cuestión judicial era si la plantilla del Auditori y la OBC— unas 160 personas— tenían la consideración de personal municipal o no. Los afectados entendían que así era porque la participación del Ayuntamiento en el Consorcio es del 69% pero, sobre todo, porque así lo estipulaba la Disposición Adicional Primera del Convenio que reconoce el derecho a percibir las mejoras laborales y económicas de los trabajadores del Ayuntamiento.

El Consorcio decidió abonar esos importes retrasados en el verano pasado solo a los músicos de la OBC —unos 80— mediante un acuerdo extra judicial. Ahora, la sentencia reconoce el mismo derecho al resto de los trabajadores de los diferentes servicios y áreas del Auditori que también son unos 80. Fuentes sindicales que recurrieron a los tribunales explican que es difícil hacer un cálculo global del montante de las cantidades acumuladas desde 2007 ya que depende de las categorías y de la antigüedad de cada caso, aunque de forma aproximada lo situaban entre 2.000 y 3.000 euros por abajo y cerca de 5.000 por arriba.

La sentencia cierra así un conflicto que no se pudo solventar completamente por la vía del acuerdo porque, entre otras cosas, los servicios jurídicos del Ayuntamiento de Barcelona optaron por esperar a la resolución judicial. No lo hicieron con la OBC porque en ese caso se produjo un encuentro con el entonces regidor de Cultura, Jaume Collboni, que desencalló esa demanda que llegó a juicio el pasado mes de julio. “Estábamos convencidos de que la justicia acabaría dándonos la razón porque con anterioridad ya lo había hecho con el personal eventual del Ayuntamiento que instaron una demanda en parecidos términos”, apuntaban las mismas fuentes sindicales.

En cualquier caso, el conflicto por los retrasos acabó teniendo una repercusión en la actividad del Auditori ya que los dos paros realizados como medida de presión forzaron la cancelacón del concierto del pianista Arakadi Volodos, que se había programado para el 10 de marzo, y el concierto inaugural de la temporada de Ibercámera que se trasladó in extremis al Palau de la Música en mayo pasado. El tercer día de huelga que se había convocado para el tradicional concierto de la OBC en la playa de la Barceloneta se acabó anulando porque ya estaban negociando una solución en cuanto a la demanda de los músicos.