Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Temporada Alta cierra con una caída de ocupación del 5% su edición más difícil

El festival está pendiente de un recurso sobre el pago de 1,4 millones de IVA que le reclama Hacienda por las subvenciones

Temporada Alta cierra con una caída de ocupación del 5%.
Temporada Alta cierra con una caída de ocupación del 5%.

El festival Temporada Alta de Girona y Salt cierra con un descenso del 5 % de ocupación, que fue no obstante del 90,5 %, y 52.753 espectadores "su edición más difícil", según ha expresado su director Salvador Sunyer hoy al hacer balance. Una edición marcada por la inestabilidad política causada por el procés y por la reclamación de Hacienda al Temporada Alta del IVA de las subvenciones de los últimos cuatro años, cantidad que asciende a 1,4 millones de euros. El festival está pendiente de un recurso sobre el pago de que le reclama Hacienda, con el que se pretende esquivar el aval exigido para llevar a cabo esta apelación.

Sunyer ha explicado que "todo pende de un hilo" ya que la empresa productora, Bitó, ni puede abonar el dinero ni avalar esa cantidad como condición indispensable para acudir a los tribunales. La primera vía para mantener el festival activo, según ha detallado Sunyer, es la de reclamar la concesión de una exención del aval argumentada en que "no se trata de un fraude, sino que han cambiado de interpretación" en cuanto a la tributación de las subvenciones.

Sin embargo, Sunyer ha dicho sentirse muy contento en lo artístico y por la manera en que la gente se ha volcado en solidaridad con el festival. Ha explicado que ha recibido multitud de ofertas de ayuda económica, algunas tan conmovedoras como la de una joven que ha puesto a su disposición los mil euros que tiene ahorrados. Varios artistas se han ofrecido a trabajar el año que viene sin cobrar. "Nos han demostrado afecto y que el festival está muy enraizado", ha subrayado el director. Sunyer ha matizado que pese al descenso del porcentaje de ocupación, los espectadores han aumentado en unas cinco mil personas, lo que se explica por el mayor aforo.

El director ha deplorado la dificultad de hacer el festival "sin convenios firmados hasta el último momento". Y ha dicho que no se puede trabajar con ese margen. En cuanto a la inestabilidad política, ha explicado que casi una veintena de espectáculos "no se sabía si se podrían hacer o no" a causa de las manifestaciones, movilizaciones y actos relacionados con el procés. El público -un 73 % procedente de la provincia de Girona- ha reaccionado a la inseguridad ambiental comprando más las entradas a última hora.

Por el momento, la productora trabaja en la planificación de la próxima edición y el director está convencido de que conseguirán "salir adelante".

Por su parte la alcaldesa de Girona, Marta Madrenas, ha asegurado que mantienen el compromiso con Temporada Alta y ha anunciado que harán un convenio para tres años con el Festival para mejorar la planificación y al colaboración. Además ha solicitado al Estado que “no castigue con el IVA las subvenciones de las iniciativas culturales”.

Entre el 11 de octubre y el 10 de diciembre se han programado 94 propuestas de las que se hicieron 22 funciones adicionales por la demanda del público. De estas propuestas, 48 ha sido estrés, 26 producciones y coproducciones, 25 espectáculos internacionales de 16 países diferentes y 20 propuestas de creación contemporánea.

Esta 26 edición ha estado marcada por un gran número de propuestas internacionales de grandes nombres de las artes escénicas como Alain Platel, Los Colochos, Romeo Castellucci o Oskaras Korsunovas. Además se ha consolidado como punto de encuentro de profesionales de referencia internacional y la Semana de Programadores se mantiene como uno de los platos fuertes del festival con la presencia de 85 programadores naciones e internacionales, de 12 países.

La media de edad de los asistentes a los espectáculos es de 43 años, y lo que según Sunyer es “brutal” es que un 66´1% son mujeres y un 33’9% hombres, lo que “es la tónica cultural, a las mujeres les va la cultura”.

A pesar de la incertidumbre en que está sumido, Temporada Alta, sus organizadores tienen la vista puesta en el futuro y presenta algunas propuestas que determinarán las próximas ediciones. Entre ellas la participación del Festival en el Proyecto Europeo Interreg 2018-2020, para formar parte del Pyrenart, un proyecto que tiene como objeto la colaboración de entidades de diferentes regiones para internacionalizar el Festival o su proyecto social y educativo, que ha empezado a trabajar este año con el programa TEMPO, Artes y Formación, en el que han participado 3.690 estudiantes, 69 artistas y 181 docentes.

El Festival, que esta edición ha tenido un presupuesto global de 3.189.113 euros, distribuidos en un 30% de patrocinio, un 21% de taquillaje, un 22% la Generalitat, un 19% el Ayuntamiento de Girona, la Diputación un 8% y el Ayuntamiento de Salt un 1%. Para sus responsables estas cifras son importantes porqué se acercan a lo que se considera “ideal”, un tercio de dinero público, otro de taquillaje y la misma cantidad de patrocinio.

Más información