Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ERC defiende una campaña de promoción para reflotar la marca Cataluña

Aragonès subordina la participación en el debate de la financiación autonómica al “marco del diálogo” tras el 21-D

La candidata de ERC, Marta Rovira (c), junto al secretario de Economía, Pere Aragonés (i), y el presidente de Leitat Technological Center, Jordi W. Carnes
La candidata de ERC, Marta Rovira (c), junto al secretario de Economía, Pere Aragonés (i), y el presidente de Leitat Technological Center, Jordi W. Carnes EFE

La campaña electoral de Esquerra Republicana de cara al 21-D ha pisado este jueves tierra hostil. El gurú económico de los republicanos, el actual secretario de Economía de la Generalitat Pere Aragonès, ha sido el representante del partido en el coloquio electoral que organiza el Circulo de Economía, el lobby empresarial más influyente de Cataluña. Sin embargo, ningún gran empresario ha ido a escuchar a Aragonès, que ha supeditado la participación de la Generalitat en el debate de la nueva financiación autonómica “al marco de diálogo” que salga de las urnas. También ha asegurado que se tendrá que realizar una campaña de promoción internacional para reflotar la marca Cataluña.

El terreno de juego no le era propicio a Aragonès, que ha mostrado la cara más institucional y moderada de los republicanos. Tras dos llenos totales para escuchar a Miquel Iceta (PSC) e Inés Arrimadas (Ciudadanos), la asistencia al coloquio de ERC ha sido austera. El presidente del Círculo y de Colonial, Juan José Bruguera, no se ha ido con ambages y durante la presentación del alto cargo le ha soltado a Aragonès que al lobby “le parece irresponsable que el debate territorial monopolice las elecciones” y ha solicitado que las propuestas “respeten el marco legal vigente”.

“A nosotros nos gusta la legalidad, pero queremos que todos los jugadores estén en el mismo nivel”, le ha respondido Aragonés. El republicano ha asegurado que los “actos bilaterales” hechos desde una comunidad autónoma tienen “más visibilidad e impacto” que los que realiza el Gobierno. Y posteriormente ha glosado los incumplimientos por parte del Gobierno central: los cálculos a la baja de los anticipos de la Ley Orgánica de Financiación de las Comunidades Autónomas (LOFCA), la disposición adicional tercera del Estatut, las inversiones sin ejecutar, el “abuso” de la intervención de las cuentas de la Generalitat…

Aragonès ha defendido que los grandes indicadores estructurales de la economía en Cataluña (las exportaciones y el tráfico del Puerto, por ejemplo) han mejorado en noviembre tras el bache de octubre, si bien ha aceptado que algunos que considera más puntuales, como la ocupación hotelera, no terminan de repuntar. El secretario de Economía ha lamentado que se ponga el foco en estos y ha considerado que el Gobierno comete un grave error al “jugar” con las previsiones de crecimiento. Estas subieron una vez se aplicó el artículo 155, después de rebajarlas. Aragonés cree que será del 2,6%, incluso más alta que lo que dice el Ministerio de Economía.

Sin embargo, el alto cargo de la Generalitat ven necesaria una campaña para intentar atraer más empresas a Cataluña y reflotar una imagen que cree afectada por “los vídeos de policías dando golpes de porra”. “Ha habido una fractura coyuntural, reversible, de una recuperación mucho más rápida de lo que algunos han anunciado”. Aragonés ha puesto como ejemplo la recuperación en el ´ultimo mes de los créditos al consumo o que, si bien hay menos turismo, el que viene hasta un 4% más. “La gran batalla será reputacional. Los daños de los hechos de octubre es más que sobre indicadores concretos, sobre la reputación”, ha asegurado.

A preguntas del público, Aragonés ha subordinado la participación de la Generalitat “al marco de diálogo que surja del 21-D. “Antes hay que hacer una liquidación del modelo anterior para dejar negro sobre blanco sus problemas”, ha asegurado. Pero igualmente se ha mostrado renuente a participar en este foro. “A veces que Cataluña proponga algo es la mejor garantía que no se acabe aprobando y más en el contexto actual", ha ironizado.