Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fabra i Coats despliega el ecosistema artístico catalán

El centro, que convocará antes de fin de año el concurso para la nueva dirección, reúne obras de 30 creadores

La obra con imágenes suspendidas de Erick Beltrán en Fabra i Coats.
La obra con imágenes suspendidas de Erick Beltrán en Fabra i Coats.

“Seguimos con nuestra hoja de ruta para convertir Fabra i Coats en el tan anhelado Centro de Arte Contemporáneo que Barcelona reclama y se merece. Un espacio de confluencia en el que tengan cabida todas las expresiones y que atienda desde una perspectiva integrada e integral, no sólo las exigencias expositivas, sino todas las que atañen al ecosistema del arte como la investigación y la producción”. Lo ha afirmado Oscar Abril Ascaso, director de Innovación, Conocimiento y Artes Visuales del Instituto de Cultura de Barcelona (Icub), en la presentación de la exposición Materia Prima, que ocupará hasta el 1 de abril las tres plantas del centro.

La exposición, comisariada por David Armengol, David G. Torres y Martí Peran, se plantea como una radiografía del mapa de los artistas catalanes de media carrera, es decir que se encuentran entre la emergencia y la consagración, una condición que según Ascaso afecta al 80 % de la comunidad. “Es un estado esperanzador que tiene el riesgo de cronicizarse y no debería”, ha añadido Alexandra Laudo, autora de uno de los ensayos que acompañan la muestra.

A partir de estas premisas Materia Prima se articula como “una declaración de intenciones”, como un mapa de individualidades, sin una tesis previa que, gracias al buen hacer de los comisarios y de Jorge Bravo, director de la galería etHall y diseñador del espacio expositivo, se consolida en un conjunto armónico y representativo. La muestra reúne obras de 30 artistas, casi todas ya existentes si bien algunas siguen en proceso y se estrenan en esta ocasión como el proyecto de Mireia Sallarès sobre el amor en todas sus acepciones, reconocido con la prestigiosa beca BBVA.

El abanico de propuestas es tan diverso como sus autores: desde los dibujos murales de Tere Recarens a los envases de alimentos intervenidos de Jaume Pitarch, desde los escombros enterrados de Patricia Dauder, convertidos en obras de arte por la acción de la naturaleza, a la pieza textual de Luz Broto. Gina Jiménez elimina los textos de una revista de arquitectura para convertirla en una pieza estructural más de su instalación, mientras que la sutil intervención sobre una ilustración antigua de Rafel G. Bianchi, tan sólo hace desaparecer las manos de un mago. Lúa Coderch pone en crisis el acto celebratorio reproduciendo una pared de la Fundación Mies van der Rohe con un hinchable, Pere Llobera pone en entredicho la idea de triunfo construyendo un pódium con sus pinturas y Joan Morey reivindica el cuerpo del performer en relación a la escultura con materiales nobles, a través de tres vídeos realizados en la Academia de España en Roma. El proyecto visualmente más impactante es una instalación de imágenes suspendidas de Erick Beltrán y el más curioso y conceptual a la vez, una exposición para perros de Enric Farrés Duran, que podrá ser visitada sólo por perros lazarillos o policía, ya que los demás tienen el acceso prohibido.

Materia Prima es un proyecto puente entre la etapa que se está acabando y la que queremos empezar con la nueva dirección que saldrá del concurso público cuya convocatoria se difundirá antes de finales de este año”, indicó Ascaso, asegurando que el nuevo director podrá estrenar su programación a partir de septiembre 2018. Ascaso confirmó, tal y como adelantó este diario, que La Capella, la sala del Icub dedicada al arte emergente, se ampliará en los locales de la antigua Escuela Massana y articulará su programa con el de la Virreina y de Fabra i Coats. Por lo que se refiere a la posible conversión del Arts Santa Mònica en un centro dedicado a la arquitectura y la colaboración de Ayuntamiento y Generalitat en el desarrollo conjunto de un centro de arte contemporáneo ha afirmado que “el acuerdo sigue en tramite, si bien la decisión de desmantelar el Santa Mònica es unilateral del Departamento de Cultura”. Actualmente Fabra i Coats tiene un presupuesto para actividades de 550.000 euros a los que se suma una financiación de 150.000 euros de la Generalitat.