Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘El Gordo’ fue asesinado con un artefacto en los bajos de su vehículo

Los Mossos sospechan que se trata de un ajuste de cuentas de alguno de sus múltiples enemigos

El cuerpo de la víctima mortal. VÍDEO: ATLAS

Xavier J. P., alias El Gordo, de 45 años, y residente en Viladecans (Barcelona), fue asesinado con un artefacto, colocado en la parte trasera de los bajos de su vehículo, que explotó el jueves a mediodía en su aparcamiento. Los Mossos ya no albergan duda de que alguien mató al hombre, según fuentes policiales. En un primer momento, se barajó la posibilidad de que podía haberle explotado un artefacto propio, fruto de una mala manipulación. El Gordo tenía un amplio expediente delictivo, con ataques con explosivos al burdel Paradise, en Girona, en 2012, aún pendiente de juicio.

Al estallar, el explosivo destrozó los bajos del coche, un Volkswagen Polo, por la parte de los pies del asiento trasero del conductor, según fuentes policiales. Además, el fuego que se desató quemó por completo una furgoneta cercana, calcinó parcialmente otro vehículo y causó daños a otros siete coches que estaban la primera planta del aparcamiento de la calle de Santiago Rossinyol i Prats.

En el momento de la explosión, había una mujer en el ascensor, que quedó atrapada, a la que tuvieron que socorrer los bomberos. La joven, de 28 años, fue trasladada al hospital Moisès Broggi, aunque no revestía gravedad. El Sistema de Emergencias Médicas (SEM) también atendió a otra joven, de 24 años, con un episodio de ansiedad. La mujer gritaba que en el interior de ese aparcamiento podía estar su pareja. Al final, no quiso ser trasladada al hospital.

Cuentas pendientes

Por ahora, todas las hipótesis sobre quién mató a El Gordo están sobre la mesa. El hombre tenía cuentas pendientes con múltiples enemigos, algunos de ellos muy peligrosos, según fuentes policiales. En los últimos tiempos, la policía le relaciona con asaltos a narcotraficantes. Pero en su expediente demuestra que tocaba todos los palos: estafas, amenazas, extorsiones, detención ilegal...

Los Mossos le acusaron de ser el líder de la banda que atacó el burdel Paradise con explosivos. Un año antes, en Lloret de Mar, estuvo implicado en un tiroteo a Gabriel Biondo, un mafioso italiano. Su mujer acusó a Xavier de disparar a Biondo y a su hijo de tres años, que estuvo ingresado en el hospital. En 2015, Biondo fue detenido por la Guardia Civil, acusado de ser uno de los capos de la mafia calabresa de la ‘Ndrangheta.