Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Puigdemont acusa de “deslealtad” al CNI en la prevención del atentado de Barcelona

El expresidente contradice a su partido y dice que no renuncia a la unilateralidad

Carles Puigdemont y Pol van den Driessche en Brujas.
Carles Puigdemont y Pol van den Driessche en Brujas. EFE

El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha asegurado este lunes que a causa de la "deslealtad" que, a su entender, practica el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) "no sabemos si se hubiese podido evitar un atentado y muchos muertos" en el atentado de Barcelona del pasado mes de agosto. En una entrevista a El Nacional, el exmandatario destituido por el Gobierno se ha referido así al CNI, después de que el pasado 17 de noviembre el servicio de información español admitiera que tuvo "contactos" con el imam de Ripoll Abdelbaki Es Satti, el cerebro de los atentados de Barcelona. 

¿Está garantizada la seguridad de los catalanes en manos de este servicio de información y esta policía española?, se ha preguntado Puigdemont, quien ha denunciado que los "verdaderos gestores de la neutralización de la amenaza yihadista en Cataluña", el exconsejero de Interior, Joaquim Forn, y el exjefe de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero, hayan sido apartados o encarcelados.

Puigdemont ha afirmado que da prioridad a la negociación y al diálogo en Cataluña, pero ha avisado de que no renuncia a la vía unilateral, puesto que considera que tampoco la ha dejado de usar el Estado con la aplicación del artículo 155 de la Constitución. El expresident destaca que "la prioridad es el diálogo y la negociación" y esto requiere "bilateralidad", pero alerta de que esto no excluye otras posibilidades, como la vía unilateral.

"Sobre todo cuando delante tenemos un Estado que actúa unilateralmente", ha afirmado Puigdemont en alusión a la aplicación del 155, y ha añadido: "No podemos renunciar si el Estado no ha renunciado a su unilateralidad". Esto contrasta con el discurso público del partido de Puigdemont, el PDeCAT, que considera "una pantalla pasada" la vía unilateral.

Carles Puigdemont ha precisado que, si el Estado "renuncia a la unilateralidad", entonces se podrá hablar "en otras termas". También ha considerado que la declaración unilateral de independencia "no ha sido desautorizada por nadie" y que el resultado del 1-O "es vigente".

Y en este contexto ha apuntado que el 21-D los catalanes "podrán defender la legitimidad de la república, le pese a quien le pese". El expresidente de la Generalitat y número uno de la lista Junts per Cataluña ha asegurado que, si sale elegido diputado, tomará posesión del escaño, pero en cambio ha dicho que no tiene decidido si tomará posesión del cargo si es investido presidente.

En cuanto a las declaraciones de los consejeros en prisión, ha asegurado que no ha visto "ninguno, vaya a la lista que vaya, diciendo que si están en el Gobierno de la Generalitat aceptarán el 155", y ha pedido "no confundir lo que es una legítima y comprensible estrategia de defensa con lo que son los compromisos y las decisiones políticas".

Al líder del PSC, Miquel Iceta, le ha dicho que, después de "tantas décadas en política, tendría que hacer un buen servicio y es que, si sale derrotado, debe irse", porque "ya le toca". También ha asegurado que "es lo mismo votar al PSC, que al PP o Ciudadanos", partidos a los que ha pedido que, en caso de perder el 21-D, anulen "aquella misma noche el 155".

Mascarell: "La UE no cumple sus obligaciones con los catalanes"

El exdelegado de la Generalitat en Madrid, Ferran Mascarell, ha acusado este lunes a las instituciones de la UE de no hacer "honor a las obligaciones que tienen con los ciudadanos catalanes".  En un desayuno informativo de Focir bajo el título 'Diplomacia cultural: una herramienta de proyección internacional', Mascarell ha defendido que "en términos generales" la sociedad catalana se siente proeuropea y quiere permanecer en las instituciones europeas.

El exrepresentante en Madrid del Govern destituido ha respondido así a la pregunta sobre que el candidato de JuntsxCat y expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, haya planteado la posibilidad de preguntar a los catalanes sobre permanecer en el UE: "No nos podemos sentir muy satisfechos de lo que los dirigentes europeos han hecho y creo que tenemos mucho por hacer para cambiar estas instituciones y dirigentes".

Durante el coloquio, Mascarell ha acusado al Ministerio de Exteriores de afirmar en Europa que el proceso independentista es "un movimiento nacionalista radical, prácticamente étnico". El exdelegado ha explicado que Exteriores hacía llegar a las embajadas que la hoja de ruta independentista estaba impulsada por "unos políticos fanáticos, tras los que se ha formado un movimiento nacionalista radical, étnico, en la que la parte rica del Estado se quiere separar de la pobre". Mascarell ha incidido en que se trata de un relato "bastante significado en la sociedad madrileña", y que es el relato al que se aferra el Ministerio.

Más información