Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un proyecto urbanístico pretende talar 1.422 árboles de más de diez años en Las Rozas

La Asamblea de Madrid aprobó en 2005 una ley que prohíbe cortar estos ejemplares salvo circunstancias excepcionales

Edificio de la antigua empresa Kodak, cerrado desde hace años, junto a la A-6.
Edificio de la antigua empresa Kodak, cerrado desde hace años, junto a la A-6.

El entorno de la antigua fábrica Kodak en Las Rozas, cerrada durante años, se convertirá en una urbanización de 750 viviendas. El proyecto, aprobado en julio, pretende talar 1.422 árboles con más de diez años, algo que prohíbe la legislación regional desde 2005. Son ejemplares de distintas especies y se encuentran junto a un encinar protegido. Contigo Las Rozas ha presentado una alegación porque considera que, en caso de tala, las medidas compensatorias no se ajustan a la ley. Solicita también que no se derribe parte alguna del edificio, en vías de ser protegido. El Ayuntamiento confirma que exigirá el cumplimiento de la ley mientras que a los promotores no les consta “ninguna protección”.

“Aprobar el proyecto supondría un despropósito medioambiental y vulneraría la Ley de Arbolado Urbano”, indica Gonzalo Sánchez Toscano, portavoz de Contigo Las Rozas, en la oposición. Para compensar la tala, los promotores proponen plantar entre 900 y 1.300 árboles pero, según el edil, además de no especificar dónde ni cómo, es insuficiente. “La ley prohíbe talar árboles urbanos. Solo lo autoriza en circunstancias excepcionales y esta no lo es. Se debe priorizar el trasplantado y, si no fuese posible, habría que repoblar con un nuevo árbol adulto por cada año que tenga el que se ha eliminado”. En diciembre de 2005, la Asamblea de Madrid prohibió talar árboles con más de diez años, salvo razones de seguridad. En caso de incumplirse, la ley establece sanciones de hasta medio millón de euros.

La zona en la que se pretende construir la urbanización tiene una superficie de 531.785 metros cuadrados. Se localiza al oeste de los terrenos de la Real Federación Española de Fútbol en Las Rozas y está próxima al nudo viario que conforman la M-50 y la A-6. La memoria del proyecto, redactada por el arquitecto Santos López, analiza el problema. “Se observa una vegetación arbórea natural que se ha consolidado en los últimos 25 años. Sin embargo, la que rodea a la parcela Kodak es vegetación puramente ornamental, sin otro valor natural”. Contigo Las Rozas está en desacuerdo con ese argumento y solicita a los promotores que se replanteen el proyecto. Para eso registraron una alegación antes de que se cerrara el plazo de exposición pública el 10 de noviembre. No fueron los únicos: la ONG Vía Natura presentó otra en términos similares.

Catálogo de Bienes Protegidos

El Ayuntamiento de Las Rozas (gobierna el PP en minoría) solicitó hace unos meses un catálogo de los árboles que existen en torno al edificio Kodak, informa un portavoz municipal. Adelanta que el Consistorio exigirá el cumplimiento de las medidas compensatorias que contempla la ley cuando se llegue a esa fase. Ahora se ha abierto el periodo para que los organismos públicos de la Comunidad y las compañías suministradoras de servicios realicen informes sectoriales sobre la viabilidad del proyecto. Levitt Bosh Aymerich, la empresa promotora (ya ha desarrollado varias promociones en Las Rozas), se excusa en que “no se ha realizado ninguna tala”. Pero la eliminación de los árboles no es la única polémica. Esta afecta también al edificio Kodak, que alojó las oficinas de la marca de equipamiento fotográfico desde finales de los años setenta hasta 2012, cuando la compañía se declaró en suspensión de pagos.

La intención de los promotores es derribar los almacenes del edificio, que está en vías de ser protegido. En diciembre de 2014, el pleno de Las Rozas aprobó por unanimidad la creación del Catálogo de Bienes Protegidos. En junio de 2016 la Junta de Gobierno elaboró una relación de bienes, en la que no se encontraba el edificio Kodak, y la sometió a exposición pública. Contigo Las Rozas solicitó proteger el inmueble y, en diciembre, la Comunidad propuso incorporarlo en el catálogo. Sánchez Toscano considera que los almacenes forman parte del conjunto y pide que no sean demolidos. “En ese caso el Ayuntamiento estaría incurriendo en un delito, ya que la protección está pendiente de su aprobación en el pleno”. El Consistorio insiste en que el informe del Gobierno regional no afecta a las naves colindantes mientras que Levitt insta a su demolición “por vandalismo”.

Más información