Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La concejal que confesó por teléfono el blanqueo del PP de Valencia se desdice ante el juez

María José Alcón admitió el delito al ser detenida y ahora alega ahora que sufría un trastorno mental

La exconcejal de Valencia María José Alcón llega a declarar al juzgado.
La exconcejal de Valencia María José Alcón llega a declarar al juzgado.

María José Alcón, la exconcejal del PP de Valencia que confesó por teléfono la supuesta operación de blanqueo cometida en 2015 por el grupo municipal de su partido, el delito por el que llegó a estar imputada la fallecida Rita Barberá, se ha desdicho de todo este lunes ante el juez Víctor Gómez, instructor del caso Taula.

Alcón no solo fue grabada por la Guardia Civil explicando los pormenores del llamado pitufeo —el ingreso de 1.000 euros en una cuenta del PP de Valencia y la recepción de la misma cantidad en dos billetes de 500— para lavar "dinero negro", sino que también lo reconoció tras ser detenida en febrero de 2016 ante los investigadores de la Unidad Central Operativa (UCO) y el magistrado instructor. Una comparecencia a la que acudió asistida por su abogado.

La que fuera concejal de Cultura ha cambiado este lunes el sentido de su declaración y ha sostenido que no recibió 1.000 euros de Mari Carmen García-Fuster, secretaria administrativa del grupo municipal, según fuentes conocedoras del interrogatorio al que ha sido sometida por parte del juez Gómez.

¿Por qué entonces se lo contó a su hijo por teléfono el 15 de abril de 2015, un mes antes de las elecciones municipales? Alcón ha mantenido que se encontraba mal y sufría algún tipo de trastorno mental.

En la conversación con su hijo, se le escucha decir: "A mí me han dado 1.000 euros en dos billetes de 500 que es dinero negro", cuando su hijo tercia: "¿Para que te lo quedes?". "Para que me lo quede yo y entonces yo se lo doy a ellos con una transferencia bancaria y se blanquea. Y si [alguien] dice: ‘¿Ese dinero de dónde viene?’ Ese dinero lo ha aportado la concejal María José [Alcón] de su cuenta corriente". En otro pasaje del mismo diálogo, la exedil precisa la procedencia de dicho "dinero negro":  "De empresas, comisiones, corrupciones... Entonces ese es un dinero que no pueden aflorarlo".

"Estaba mal"

La investigada ha utilizado el mismo argumento de trastorno mental —"estaba mal", ha afirmado ante el juez— la conversación con el mismo sentido mantuvo un par de días después con su hermana. Alcón estuvo, de hecho, ingresada por tales fechas en una clínica privada debido a problemas nerviosos.

Conscientes de la importancia de los escuchas, las defensas de esta parte del caso Taula, en la que están imputados medio centenar de miembros del grupo municipal del PP, han cuestionado su validez desde el inicio del procedimiento. Y este lunes se ha practicado una diligencia, solicitada por ellas, consistente en escuchar de forma íntegra las conversaciones, de unos 45 minutos cada una, grabadas con autorización judicial para confirmar que la UCO no excluyó de sus informes dirigidos al juzgado fragmentos que pudieran beneficiarles.

Fuentes de las acusaciones han quitado importancia al hecho de que Alcón, que como investigada tiene derecho a mentir en sus declaraciones, haya cambiado su versión sobre las conversaciones. Frente a las manifestaciones que se ofrecen a lo largo de un procedimiento y en un juicio, se hallan las palabras que de forma espontánea se pronuncian cuando los sujetos no saben que están siendo investigados, afirman.

Alcón está casada con Alfonso Grau, que fue vicealcalde de Valencia y también está siendo investigado en el caso Taula. Grau fue procesado la semana pasada, en una causa judicial distinta, por aceptar presuntamente relojes de oro a cambio de adjudicar un contrato a la empresa de transportes Transvía.