Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La juez procesa a Alfonso Grau por aceptar sobornos y blanqueo

El exvicealcalde de Valencia aceptó presuntamente relojes de lujo de un empresario al que adjudicó 600.000 euros

El exvicealcalde de Valencia Alfonso Grau llega a declarar como imputado. Ampliar foto
El exvicealcalde de Valencia Alfonso Grau llega a declarar como imputado.

El Juzgado de Instrucción número 19 de Valencia ha procesado al exvicealcalde de Valencia Alfonso Grau por aceptar presuntamente sobornos de un contratista municipal y utilizar dinero negro. La magistrada Ana Canto ha dado un plazo de 10 días a las partes para que formulen acusación o pidan el sobresimiento de la causa.

La Fiscalía Anticorrupción acusa a Grau, mano derecha de la exalcaldesa Rita Barberá en su larga etapa al frente del Ayuntamiento, de aceptar regalos del empresario Urbano Catalán, apoderado de la empresa de transportes Transvía, a la que concedió una adjudicación.

Grau aceptó, presuntamente dos elojes de lujo adquiridos en la joyería Rabat de Valencia por el empresario. Poco después de recibirlos, el entonces vicealcalde los cambió en el mismo establecimiento, comprando allí mismo otros dos relojes, uno de ellos de oro, más caros, abonando la diferencia en metálico. Un dinero en efectivo "cuyo origen no se justificó" ante la Agencia Estatal de Administración Tributaria.

La suma del valor de los dos relojes recibidos supuestamente del empresario, un Breguet Classique y un Piaget Polo, así como la diferencia en metálico que Grau aportó, asciende a un total de 42.505 euros.

El empresario, según consta en el auto de transformación de procedimiento abreviado (el antiguo auto de procesamiento), computó posteriormente uno de los relojes como regalo de empresa. La entrega de los supuestos sobornos y las posibles operaciones de blanqueo de dinero negro tuvieron lugar con un año de diferencia, en las Navidades de los años 2010 y 2011.

Transvía recibió, entre otras adjudicaciones municipales, una de 2011 en la que intervino Grau. Se trató del contrato para el "servicio de gestión y ejecucion de fiestas y conmemoraciones para personas mayores", adjudicado por 625.748 euros, IVA incluido.

El contrato se firmó, después de pasar por la mesa de contratación, el 28 de diciembre de 2011. El mismo día, el empresario compró el segundo de los relojes de lujo al número dos del Ayuntamiento de Valencia. Grau lo devolvió una semana más tarde.

El rastro de los relojes ha podido seguirse gracias a su número de serie. La investigación judicial se inició a raíz de que la Agencia Tributaria recibiera una denuncia anónima. Esta se produjo, a su vez, después de que las conversaciones entre Grau y su esposa María José Alcón, y de esta con su hijo, grabadas por la Guardia Civil en el caso Taula, salieran a la luz. Estos diálogos, inicialmente admitidos como ciertos por Alcón ante el juez, constituyen una pieza central de esa causa de corrupción, salieran a la luz.

Absuelto del caso Nóos, Grau se halla implicado por diversos delitos en el caso Taula por la financiación de las campañas electorales municipales. Los dos acusados en este otro procedimiento se han acogido hasta ahora a su derecho a no declarar, si bien la empresa defendió la legalidad de las adjudicaciones que ha recibido a lo largo de casi medio siglo..

Contra la decisión de la magistrada cabe recurso que puede presentarse en el plazo de tres días.

Más información