Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El hombre que perdió la visión de un ojo por una bala de goma el 1-O se querella contra la policía

El denunciante estaba en el colegio Ramon Llull de Barcelona en el momento de las cargas

Roger Español durante la rueda de prensa

El vecino de Barcelona Roger Español ha presentado hoy una querella contra tres agentes de la Policía Nacional a los que acusa de haberle provocado heridas en un ojo causándole la pérdida total de la visión. La operación policial fue una de las intervenciones efectuadas el pasado 1 de octubre por los cuerpos de seguridad para evitar que se celebrara el referéndum independentista ilegal. Los agentes habían requisado las urnas del colegio Ramon Llull de Barcelona y estaban retirándose del lugar cuando dispararon varias pelotas de goma para dispersar a los concentrados. Una de ellas impactó en la cara de Roger Español, que hoy ha presentado una querella contra el escopetero que disparó -aún por identificar- y sus dos superiores jerárquicos.

"Quiero ser el último herido por una bala de goma en el Estado español y en Cataluña”, ha dicho Español en el transcurso de una conferencia de prensa. Durante este mes y medio, Español, ha recibido curas en el hospital de Sant Pau donde le operaron y reconstruyeron el globo ocular. Pese a las intervenciones, ha perdido el 100% de la visión de su ojo derecho. “Además, tengo huesos rotos alrededor del ojo y el pómulo”, ha asegurado.

La querella acusa a los tres policías de un delito de lesiones que provoca "la pérdida o inutilidad de órgano principal" y se ha interpuesto esta mañana en el juzgado de instrucción número 7 de Barcelona. Ese juzgado investiga posibles irregularidades en la actuación que desplegaron la Policía Nacional y la Guardia Civil durante el referéndum del 1-O para impedir las votaciones. Una de las piezas separadas abiertas por el juez versa sobre lo ocurrido en torno al CEIP Ramon Llull, uno de los puntos calientes de la jornada.

Roger Español se encontraba, a las 10.00  del 1 de octubre, próximo a la Escuela Ramon Llull justo en el momento en que tenía lugar una de las intervenciones policiales. La querella denuncia que uno de los escopeteros de la Policía Nacional le disparó a una distancia inferior a 15 metros. Roger Español "escuchó un disparo e inmediatamente notó el impacto en el hemisferio derecho de la cara y cayó al suelo herido", asegura la querella.

Tras ser trasladado a una portería cercana, la ambulancia transportó al joven al hospital de Sant Pau por "explosión del globo ocular". Tuvo que someterse a una intervención quirúrgica de urgencias. Según la denuncia, "ha perdido irreversiblemente la visión del ojo derecho", una circunstancia que le impedirá seguir ejerciendo como músico, su profesión, según su abogada, Anaïs Franquesa.  

La querella solicita a la policía que identifique a los agentes que estaban desplegados en la zona y que se cite, en su momento, al escopetero y a los dos superiores, estos sí, identificados como UC-50 y UC-51. También cita a varios testigos y solicita a los Mossos un análisis de lo ocurrido. La denuncia, que aporta vídeos de lo ocurrido, pretende ser una enmienda general a la actuación policial del 1 de octubre en torno al Ramon Llull, donde, según el escrito, los agentes "emplearon la violencia de forma indebida desde el inicio" al golpear a "personas en actitud pacífica" contra las que se "encarnizaron".

El uso de balas de goma, recoge la querella, fue "antireglamentario" y contrario "al más elemental sentido común". El texto recuerda que las balas de goma son "especialmente peligrosas", por eso hay que lanzarlas a gran distancia y con un rebote en el suelo. Y hay que impedir, entre otras cosas, disparar a zonas sensibles; es decir, en toda la parte superior del cuerpo. El Parlamento catalán prohibió el uso de esas armas a los Mossos d'Esquadra en diciembre de 2013, aunque el veto entró en vigor en abril de 2014.

El CNP confirmó en su día que había un herido por bala de goma durante la actuación policial en torno al CEIP Ramon Llull.

Franquesa ha advertido: “Llegaremos donde haga falta con la querella y depuraremos responsabilidades". La abogada ha asegurado que la intención es erradicar “las balas de goma en todo el Estado español”. Además también han presentado querellas contra policías por las intervenciones que tuvieron lugar en las escuelas Pau Claris, Mediterrània, Prosperitat y els Horts.