Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona defiende sus ferias en plena crisis política

El congreso sobre ciudades inteligentes, del 14 al 16 de noviembre, contará con representantes de 120 países y de 700 ciudades

Asistentes en la última Smart City Expo World Congress.
Asistentes en la última Smart City Expo World Congress.

"Son tiempos de incertidumbre, pero el evento de la Smart City es una prueba de que Barcelona estará siempre a la altura: tenemos que dar buenas noticias, porque eventos como este nos dicen que, pase lo que pase, Barcelona no se para". Así ha definido este viernes el primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, la encrucijada de Barcelona: es la ciudad de las movilizaciones por el proceso independentista, pero a la vez es la gran metrópolis abierta al mundo con eventos internacionales, y combinar la incertidumbre política con la iniciativa empresarial no es tarea fácil.

Los agentes económicos, en palabras del primer teniente de alcalde, necesitan la mayor "estabilidad y seguridad" posible para llevar a cabo sus iniciativas. Las grandes protestas de los últimos meses, y especialmente las imágenes de la actuación policial durante el referéndum independentista del 1 de octubre, que dieron la vuelta al mundo, han puesto en alerta a inversores y turistas internacionales. Y también lo viven con preocupación los congresistas, que normalmente esperan con ansias asistir a eventos en la capital catalana, muy bien valorada por congresos como el Mobile World Congress, la Industry Week o la Smart City Expo World Congress (SCEWC).

Fira de Barcelona, organizadora de estos eventos, se ha esforzado en transmitir un mensaje de tranquilidad a los expositores, especialmente a los que acudirán, del 14 al 16 de noviembre, al congreso sobre ciudades inteligentes. En una carta enviada a los congresistas durante el mes de octubre, Fira aseguraba que la crisis política apenas tiene impacto, aunque fuentes de la organización indican que han recibido dudas sobre cuestiones de seguridad, sin que por ello ningún expositor haya cancelado su visita. "Hay preocupación en el mundo empresarial, pero como la que tiene cualquier observador de la situación política”, ha insistido Pisarello en la presentación del salón.

Pese a todo, el director del SCEWC, Ugo Valenti, ha afirmado que el de este año será "el mejor Smart City". A la cita acudirán representantes de 120 países y de 700 ciudades, entre ellos más de 90 alcaldes. La edición de este año crecerá en número de expositores, que llegan a los 675, un 14% más, y contará con 420 ponentes y una asistencia de 17.000 visitantes.

El Mobile, garantizado

El consistorio defiende la EMA pese al ‘procés’

El primer teniente de alcalde de Barcelona, Gerardo Pisarello, y el teniente de Empresa, Jaume Collboni, han defendido hoy la candidatura de la ciudad para acoger la Agencia Europea del Medicamento, a raíz de una información del Financial Times sobre la pérdida de opciones a causa de la crisis política. "Forma parte del proceso de intoxicación de los competidores", ha asegurado Collboni, mientras Pisarello ha recordado que la candidatura "está abierta".

El foco del salón sobre ciudades inteligentes se pondrá en los retos sobre el empoderamiento de los ciudadanos y la gobernanza de las urbes ante la revolución digital y su consecuencia más palpable: una mayor conectividad entre los elementos que conforman una ciudad, y un acceso más rápido y de mayor alcance a la información. Barcelona, cuyo Ayuntamiento presentará 23 proyectos en su stand en el salón, presumirá de su plataforma virtual para fomentar la participación ciudadana, Decidim Barcelona, del despliegue de la tecnología 5G en la ciudad, o del uso del big data para gestionar los flujos turísticos.

Entre los ponentes del SCEWC están Bettina Warburg, investigadora de blockchain, una tecnología que podría eliminar trámites y pasos burocráticos, o Dirk Ahlborn, director general de Hyperloop Transportation, una nueva tecnología de transporte ideada por Elon Musk, fundador de Tesla. Precisamente, la movilidad será uno de los temas centrales del congreso con un salón paralelo, el Smart Mobility World Congress.

Con todo, la joya de la corona de Fira de Barcelona, el Mobile World Congress (MWC), es el salón cuya continuidad más preocupación genera a causa de la crisis política. El primer teniente de alcalde ha descartado rotundamente un escenario en el que peligre el MWC, al menos la edición de 2018. Pisarello participó el miércoles en una reunión del patronato del congreso con los promotores, la asociación de operadores de móviles GSMA, cuyo director general es John Hoffmann. "En esa reunión se habló de preocupación y de incertidumbre política, pero no hubo ni una palabra para poner en duda el compromiso de GSMA con Barcelona, al contrario, se dijo textualmente que esta edición será la mejor de la historia", ha zanjado.