Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento expropiará la casa que fotografió Capa y realojará a sus inquilinos

En el edificio viven 33 personas, 21 adultos y 13 niños entre dos y 17 años

 Fotografía de Robert Capa de la vivienda de Vallecas durante la Guerra Civil.
Fotografía de Robert Capa de la vivienda de Vallecas durante la Guerra Civil.

El Ayuntamiento de Madrid aseguró este miércoles que su plan es expropiar la casa fotografiada por Robert Capa antes de que finalice el año. Así lo afirmó el concejal de Urbanismo, José Manuel Calvo, después de que el día anterior la delegada de Equidad, Marta Higueras, afirmara que desconocía la existencia de trámites en este sentido. Calvo añadió que el gobierno local buscará una alternativa habitacional a los vecinos, algo también rechazado por Higueras. La socialista Mar Espinar se preguntó sobre la coordinación del gobierno de Manuela Carmena.

La casa de la calle de Peironcely, 10, cuya imagen tras los bombardeos alemanes en la Guerra Civil llegó a todo el mundo gracias a los reportajes fotográficos de Robert Capa, pasará a ser de propiedad municipal. El concejal de Desarrollo Urbano Sostenible lo explicó en una comisión municipal tras ser preguntado por la edil socialista Espinar, que llevó al pleno la propuesta de elevar la protección del edificio.

Calvo aseguró que el Consistorio puso en marcha el 20 de septiembre de este año los trámites necesarios para la expropiación del inmueble, después de que la junta de Vallecas paralizara el derribo propuesto por el dueño de la casa. La versión de Calvo, no obstante, llamó la atención de la socialista, puesto que el día anterior la delegada de Equidad, y también mano derecha de Carmena, afirmó desconocer que se hubiese tramitado un expediente de expropiación.

"¿Es que no se hablan entre ustedes?", preguntó sorprendida Espinar, quien por otro lado remarcó el compromiso de su partido no solo para que la casa se recupere, sino para que el gobierno local haga todo lo posible para realojar a sus inquilinos.

En la vivienda viven 33 personas, 21 adultos y 13 niños de entre 2 y 17 años. Pero todos coinciden en que las condiciones de la vivienda son "mejorables". Se trata de hogares de 25 metros cuadrados con condiciones insalubres, en las que viven hoy familias que pagan alquileres de unos 300 euros. Por ello, el pasado martes, Espinar pidió a Higueras que pusiera en marcha el procedimiento municipal para buscar un realojo a estas familias. Sin embargo, Higueras afirmó que la situación de esos inquilinos no puede considerarse de emergencia y que, por tanto, no podía activarse el procedimiento de realojo.

"Es cierto que en ese inmueble las condiciones de habitabilidad son mejorables, pero estas son viviendas en alquiler en las que el propietario tiene una serie de obligaciones y los inquilinos pueden decidir marcharse", afirmó.

Algo que, sin embargo, volvió a corregir Calvo este miércoles: "Por supuesto, habrá realojo de residentes", afirmó ante la sorpresa de Espinar, que cuestionó la filtración a los medios de comunicación de esta mañana: "Me parece algo exótico que conteste a su compañera a través de los medios. Estoy segura de que si Marta Higueras hubiera sabido que abría la puerta a la expropiación hubiera contestado de manera diferente".

Vivienda en Entrevías

La casa fotografiada por Capa se ubica en el barrio de Entrevías y según el Consistorio podría ser expropiada en un plazo de tres meses. La plataforma Salva Peironcely, 10, que impulsó junto a Espinar el plan para recuperar la casa y su memoria, esperan que en ella se pueda levantar un museo sobre la Guerra Civil y los bombardeos alemanes. En la sesión plenaria de julio, Espinar, que llevó al hemiciclo la cuestión de la protección de la vivienda, comentó: "Peironcely, 10, es el último testigo urbano del casco antiguo de Entrevías y un símbolo de la resistencia de un vecindario ante adversidades e injusticias".

En la fotografía del artista húngaro, de 1936, se puede apreciar a una mujer y tres niños delante de una pared agujereada por el bombardeo de los cazas alemanes. La imagen dio la vuelta al mundo: periódicos franceses y suizos la publicaron, como también la revista estadounidense Life. Por ello, los promotores de la defensa de esta vivienda defienden que se trata de un "emblema" de la capital y un "icono" de la Guerra Civil. "Se trata de un lugar icónico, no solo para la memoria de España o de la ciudad de Madrid", explicó a este diario José María Uría, de la Fundación Agfitel, vinculada a UGT. Para la plataforma su valor simbólico no se reduce a la historia de España, sino que recuerda la tragedia de la Segunda Guerra Mundial en todo el continente europeo.

Una vivienda bombardeada en 1936

En Entrevías. La casa de Peironcely 10 construida en 1927 en el barrio de Entrevías, en el sur de la capital. Esa zona de Madrid, que daba cobijo a los más desfavorecidos de la ciudad, se llenó de muertos y heridos cuando los aviones Junckers de Hitler descargaron sus bombas durante la Guerra Civil.

Robert Capa. El fotografo húngaro inmortalizó la casa en 1936, quedando grabada en el imaginario colectivo con marcas de metralla en su fachada y niños jugando entre la devastación de la guerra. La imagen dio la vuelta al mundo.

En el olvido hasta 2010. La casa quedó relegada en el olvido hasta que en 2010 una investigación del fotógrafo José Latova y de Alberto Martín Escudero averiguó que seguía en pie. Propusieron con la plataforma Salva Peironcely que se reconociera su valor histórico y cultural.

Bien protegido. El Ayuntamiento se comprometió en julio, tras una propuesta en el pleno del PSOE, a incluir en el catálogo de bienes protegidos la vivienda. Por su parte, la Comunidad sostiene que la condición de infravivienda del edificio plantea problemas para incluirlo en la lista de bienes de interés cultural.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información