Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de personas claman en Barcelona en favor del diálogo

Los participantes, vestidos mayoritariamente de blanco, abarrotan la plaza de Sant Jaume y piden negociar a los dos Gobiernos

Concentración en la plaza de Sant Jaume en favor de la negociación.

Miles de personas se han concentrado este mediodía en la plaza de Sant Jaume, en Barcelona, para reivindicar al Gobierno de Mariano Rajoy y al Ejecutivo de Carles Puigdemont que negocien para desatascar el grave conflicto soberanista. Convocados por la plataforma Parlem? (¿Hablamos?), los participantes, vestidos mayoritariamente de color blanco, han atestado la plaza, que ha acabado desbordada por las pequeñas calles adyacentes, y han clamado: "Hablado o dimitid". A la protesta ha acudido Miquel Iceta, líder de los socialistas catalanes, y Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, antes de partir a Zaragoza para asistir a un acto del Ayuntamiento en un gesto de hermandad por el brutal atentado del pasado agosto.

El acto, en el que no se ha visto banderas independentista y españolas, ha empezado dejando a escapar al cielo centenares de globos en son de paz. Además del lema principal, la plaza ha coreado otros en contra de la "división del pueblo catalán". La mayoría de ciudadanos portaba pequeñas pancartas, de cartón o simples cartulinas, en las que se leían lemas como estos: "¡Haced vuestro trabajo! o "Parlem". Muchos llevaban guantes blancos y algunos exhibían claveles blancos. "Ni DUIs ni 155", rezaban dos grandes pancartas de cartón. Esa frase coincide con la estrategia que defienden tanto el Partit dels Socialistes Catalans como Catalunya en Comú. "Ni DIUS ni porras", se leía en dos que hacían alusión a las cargas policiales del domingo.

Vestido de blanco, Iceta, justo antes de la concentración, ha realizado un llamamiento en favor del diálogo: "Mucha gente, no solo en Cataluña sino en toda España, está pidiendo diálogo, Y nosotros estamos aquí como unos ciudadanos más. Los protagonistas son los ciudadanos y nos están diciendo a los políticos que hemos fallado y que aún estamos a tiempo. Se trata de hablar y de resolver". La alcaldesa de Barcelona se ha expresado en parecidos términos: "Miles de personas envían hoy un mensaje de paz a sus gobernantes; lo valiente hoy es escuchar y sentarse a hablar". A la protesta han acudido también Lluís Rabell, presidente de Catalunya sí que es Pot; Joan Herrera, exlíder de Iniciativa; Pepe Álvarez, secretario general de UGT y la actriz Rosa Maria Sardà, entre otros.

Hablad o dimitid", han espetado los manifestantes a Rajoy y Puigdemont

La concentración, en la que destacaba una gran pancarta recostada de una pared de la fachada del Consistorio en el que se leía la palabra Parlem en los cuatro idiomas del Estado, ha durado más de una hora y ha transcurrido sin incidentes. El ambiente ha sido festivo y los concentrados han saludado a una pareja de novios que ha cruzado la plaza. Algunos manifestantes han intentado destensar el conflicto lanzando un guiño al humor con frases como "Que se besen" o un montaje de Puigdemont y Rajoy besándose. O ésta en la que se leía: "un poquito de por favor".

Fernando Marín, de 62 años, consejero de distrito de Horta-Guinardó, llevaba una en la que se leía "Diàleg sin violencia, sin confrontació". Junto a la pancarta, ha adosado una botella blanca con la palabra seny y un pincel. "Es para que pinten de blanco, el símbolo de la pureza, todo lo que han ensuciado". Apenas ha habido consignas políticas pero sí una dirigida a la CUP rebatiendo su famoso lema: "Els carrers seran sempre nostres". (Las calles siempre serán nuestras).

Los ciudadanos y nos están diciendo a los políticos que hemos fallado y que aún estamos a tiempo.", afirma Miquel Iceta

Maribel Gabasa, de 55 años, otra de las ciudadanas que se ha manifestado y que llevaba pintado en la cara el símbolo de la paz, ha explicado que ha participado en la concentración para reivindicar "la paz, el diálogo y la fraternidad". "La perversión política es la culpable de todo. Por supuesto que estoy en contra de las cargas policiales del domingo", ha dicho. No irá este domingo a la manifestación de Societat Civil: "No soy de banderas ni de fronteras". María José García, de 44 años, llevaba otra plastificada que decía: "Dos monólogos no constituyen un diálogo". Mañana sí que se manifestará porque dice que se ha convocado en favor de la convivencia.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >