Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Música para la transversalidad

Las Xornadas de Música Contemporánea ofrecerán en Santiago 18 conciertos del 7 de octubre al 25 de noviembre

Un año más, el otoño se convierte en el momento más importante para la Cultura en Santiago, incluso “por encima de las celebraciones del Corpus o la festividad del Apóstol”, como ha destacado este jueves la vicepresidenta de la Diputación da Coruña, Goretti Sanmartín, en la presentación de las Xornadas de Música Contemporánea 2017; Música [e outras artes]. Éstas tendrán lugar el Santiago durante casi dos meses, con un total de 18 conciertos.

Su planteamiento y desarrollo se corresponde plenamente con la transversalidad que indica su nombre completo. Así, parte de los 18 conciertos se desarrollarán en paralelo a otras manifestaciones artísticas, entre las que destacan la danza y la pintura. Esta es también la inspiradora de algunas de las 19 composiciones que se estrenarán en Santiago, cuatro de las cuales han sido expresamente encargadas para las Xornadas.

El evento se inaugurará el sábado 7 de octubre en el Centro Galego de Arte Contemporánea (CGAC) con un concierto del Grupo Cosmos 21 titulado Concertinos cósmicos. Este concierto es el primero de un peregrinaje del grupo para celebrar su 30º aniversario y en su programa figuran un estreno absoluto del Centro Nacional de Difusión Musical (CNDM) y siete encargos del grupo.

Entre los grupos que con su música “harán de Santiago una fiesta”, en palabras de Antonio Moral, director del CNDM, una de las entidades organizadoras, se cuentan varios de los más destacados en la interpretación de música contemporánea a nivel estatal y autonómico. Entre ellos, Vox Stellae, Vertixe Sonora Ensemble, Taller Atlántico Contemporáneo, Sigma Project, el Grupo Instrumental Siglo XX, Cuarteto Granados (con la soprano Alicia Amo) o ZOAR. También dúos o solistas como Nicasio Gradaille (piano), Paulo p. (gaita) con Berta Fresco (piano) o el gran trompetista Manuel Blanco con Jesús Sánchez al piano.

Las dos grandes agrupaciones compostelanas, Real Filharmonía de Galicia -cuyos dos conciertos serán los únicos de pago de las Xornadas- y la Banda Municipal de Música, también forman parte del elenco de las Xornadas, así como un Grupo de Danza Contemporánea y el Grupo de Percusión del Conservatorio Profesional Juan Montes de Lugo.

Recién regresado de Colombia, donde asistió a la primera colaboración en Latinoamérica del Centro Nacional de Difusión Musical (CNDM), Moral ha mostrado en Santiago las líneas maestras de planificación y programación de las Xornadas. Ha destacado que son un “ejemplo de colaboración entre instituciones de diferente signo” y ha declarado que “pocas ciudades tienen la capacidad de coproducción de Santiago”.

Dice Moral que las Xornadas forman parte de la política del CNDM de “recuperación del repertorio de los siglos XX y XXI”, tan olvidados por el predominio absoluto en las programaciones de la música de los periodos clásico y romántico. Ha señalado cómo en la temporada del CNDM a nivel estatal se incluye la programación de 75 nuevas obras, de las que 46 son asimismo encargo del centro.

La transversalidad fue destacada por todos los participantes en la presentación. Branca Novoneyra, concejala de Acción Cultural del Ayuntamiento de Santiago, ha hablado de la danza y la pintura como dos de las artes que se fusionan con la música en estas Xornadas. Por su parte, Santiago B. Olmo, director del CGAC, ha asegurado que el centro que dirige “ha mantenido un gran compromiso desde su fundación con la música contemporánea”. También ha indicado que la pintura es la fuente de inspiración de varias de las obras que se estrenarán a lo largo de estos dos meses.

La gerente del Consorcio de Santiago, Belén Hernández, ha puesto de relieve que el evento supone un revulsivo para quienes trabajan en ellas porque les permite “salir de la zona de comodidad” en la que desarrollan su labor a diario. La vicerrectora de Estudiantes, Cultura y Responsabilidad Social, Mª Dolores Álvarez, ha destacado la participación de la Universidad en la cesión de espacios y “la participación por primera vez de la Orquesta de la USC”.