Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trapero evita asistir a la reunión con Interior sobre el referéndum

Los Mossos solicitan a la Fiscalía que convoque la comisión de coordinación policial de la Junta de Seguridad

Ferran López, tras la reunión de la Delegación del Gobierno en Barcelona. Foto: EL PAIS / Vídeo: ATLAS

El comisario de los Mossos, Josep Lluís Trapero, en un acto muy simbólico, decidió este lunes mandar a su número dos a la reunión en la Delegación del Gobierno en Cataluña sobre los planes policiales contra el referéndum. En la cita, dirigida por el coronel de la Guardia Civil y número tres de la Secretaría de Estado, Diego López de los Cobos, se trataron detalles operativos. El comisario de los Mossos Ferran López anunció que han solicitado a la fiscalía que la coordinación sea a través de la Junta de Seguridad.

El Departamento de Interior de la policía catalana está haciendo malabarismos para cumplir con la ley y acatar cualquier orden de la fiscalía y de los jueces y, a su vez, evitar la imagen de que el Ministerio del Interior es quien de facto da órdenes a los Mossos d’Esquadra. Ese es uno de los motivos por los que Trapero decidió este lunes mandar a su número dos, Ferran López, responsable de las unidades territoriales de la policía catalana, según fuentes policiales. El resto de cuerpos mandaron a sus primeras espadas: el comisario de la policía Sebastián Trapote y el general de la Guardia Civil Ángel Gozalo.

A pesar de la diferencia de rango, fuentes policiales aseguran que López es la persona más adecuada para una reunión de carácter técnico, en la que se decide un despliegue por todo el territorio catalán. El Ministerio del Interior tampoco puso ninguna pega a la presencia de López en el encuentro, que duró una hora. Es más, acogió “satisfactoriamente” que sea un mando “más técnico y menos político” quien acudiese a ese encuentro, según fuentes del ámbito de la seguridad. López ha asumido en diversas ocasiones la interlocución con el resto de policías en reuniones de coordinación.

Ante la solicitud de los Mossos de que la coordinación se canalice a través de la comisión de coordinación policial de la Junta de Seguridad de Cataluña —donde en la práctica Generalitat está en igualdad de condiciones que el Ministerio del Interior— Pérez de los Cobos defendió que si se tratase de un tema no judicializado, podría convocarse dicha comisión. Pero al estarlo, y haber elegido el fiscal la vía del ministerio, en aplicación del artículo 46 de la Ley de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, alegó que en ningún caso va a cuestionarla.

El objetivo de la reunión, aseguran fuentes cercanas a Interior, era que se cumplan las órdenes que dio la fiscalía “con la mayor normalidad posible” y “sin ningún tipo de perjuicio para los ciudadanos”. El pasado 13 de septiembre el ministerio público encomendó a los tres cuerpos que retirasen urnas, papeletas y cualquier otro material, y que realizasen todas aquellas gestiones necesarias para impedir el referéndum. En una reunión posterior, el ministerio afeó a la policía catalana haberse “puesto de perfil” ante los preparativos de la consulta, según fuentes judiciales. Una sensación que se agravó en el operativo del miércoles pasado de la Guardia Civil, cuando una secretaria judicial y una veintena de agentes quedaron sitiados durante horas en la Consejería de Interior.

Entre otros temas, en la reunión de este lunes el Ministerio del Interior presentó su propuesta a la policía catalana para ayudar con medios y personal a los Mossos para encarar esta semana crítica ante la celebración del referéndum, según esas mismas fuentes. También se analizó por separado cada uno de los dispositivos de seguridad que han preparado los tres cuerpos policiales. La intención es “unir esfuerzos” y “reducir los riesgos” en la coordinación.

En un acto claramente de pacificación de la situación con la policía catalana, Pérez de los Cobos propuso que las reuniones sean rotativas. El siguiente encuentro será en la sede de los Mossos, según esas mismas fuentes, aunque ningún responsable de comunicación del departamento que dirige Forn ha confirmado que vaya a ser así.

El coronel Pérez de los Cobos aprovechó el encuentro para dar en mano al comisario López una orden del fiscal superior de Cataluña, José María Romero de Tejada. Se trata de la primera instrucción directa a la policía catalana para que sus agentes acudan a todos los institutos de enseñanza secundaria (IES) que, según un mensaje en las redes sociales del presidente Carles Puigdemont, van a ser utilizados como colegios electorales en la consulta.

La orden afecta al "prestigio" de los Mossos

El escrito de Mossos a la fiscalía en contra de que un cargo del Ministerio del Interior les coordine alega que “la medida afecta a la profesionalidad y al prestigio” del cuerpo. En la carta, firmada por Trapero, se insiste en que la decisión “entra en colisión con las competencias” de la policía catalana. Añade que los Mossos “han cumplido escrupulosamente” con las órdenes de fiscalía. Y asegura que solo Interior reprochó que su dispositivo para el 1-O no garantizaba que no se abriesen los locales electorales, algo que ninguna “autoridad judicial” les ha ordenado.

En concreto, la carta señala que verbalmente se le comunicó que el Fiscal General del Estado, José Manuel Maza, consideraba que el plan de actuación de Mossos "era el correcto para unas elecciones generales, pero no suficiente para impedir el referéndum". Y luego, el coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos, nombrado director técnico, añadió que "no garantizaba que no se abriesen los locales de votación".

En su escrito, Trapero alega que los mossos han aportado a la fiscalía diligencias sobre los ayuntamientos que dan apoyo al referéndum, la campaña electoral, sindicaturas electorales, páginas web, sorteos de las mesas electorales y actos de campaña electoral anunciados. Y destaca también que se desconoce la actividad que se llevará a cabo el 1 de octubre porque las actuaciones ordenadas por el juzgado de instrucción 13 de Barelona a la Guardia Civil (con 41 registros y 14 detenciones el pasado miércoles) "pueden haber tenido una importante afectación en la materialización efectiva de la celebración del referéndum". El plan de mossos establecía que hubiese presencia de dotaciones policiales en todos los puntos de votación.

La nota, de cinco páginas, detalla también el argumento legal por el que se considera que la fórmula elegida, con el ministerio como coordinador, no se ajusta a los mecanismos legales existentes en esa materia puesto que debería ser la Junta de Seguridad. Por todo ello, Mossos considera que "no queda justificada la medida" de que les coordine un cargo del Ministerio del Interior, "menos aún cuando no se han objetivado cuál o cuáles son las actuaciones" que lo justifican.

Está previsto que todos los mandos se reúnan de nuevo con la fiscalía el miércoles.

Más información