Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona lucha contra la islamofobia tras los atentados

El Consistorio, junto con otras entidades, lanzan una campaña para evitar rumores racistas en las redes sociales

Mossos d'Esquadra rodeando a la veintena de ultras
Mossos d'Esquadra rodeando a la veintena de ultras

El Ayuntamiento de Barcelona ha puesto hoy en marcha una campaña de comunicación para frenar los mensajes y rumores de carácter islamófobo o racista que se están reproduciendo en las redes sociales, sobre todo, después de los atentados del 17 de agosto.

Un día después de que la furgoneta conducida por Younes Abouyaaqoub dejara 14 muertos y más de un centenar de heridos en La Rambla de Barcelona, una veintena de miembros de diferentes formaciones de la ultraderecha intentaron manifestarse en el icónico paseo clamando contra lo que denominaban “la islamización de España”. Fueron centenares de personas los que gritaron y expulsaron de La Rambla a los ultras que intentaron sacar réditos políticos de un atentado.

Hoy, un mes después de los atentados, la red BCN Antirumores, compuesta por decenas de entidades incluido el Ayuntamiento de Barcelona, ha denunciado que en las redes sociales organizaciones ultras y personas individuales lanzan discursos negativos sobre la “diversidad cultural y religiosa”.

La comisionada de inmigración, interculturalidad y diversidad del Ayuntamiento de Barcelona, Lola López, ha remarcado: “Tras los atentados, la ciudad ha sufrido un cambio. Por un lado nos hemos dado cuenta de nuestra vulnerabilidad, pero también hemos comprobado que la ciudadanía ha tenido una respuesta excelente que no se ha dado en otras ciudades donde han tenido lugar desgracias similares”. López aseguraba que en la capital catalana el racismo y la islamofóbia han sido combatidos por la propia ciudadanía.

Jose Peñín, de SOS Racisme, dijo que “afortunadamente” en Cataluña no hay “un Frente Nacional como hay en París” pero el “apunte pesimista es que también se manifestó la ultraderecha”. López mantiene que “Barcelona afortunadamente parece diferente porque los partidos como Plataforma por Cataluña han sido expulsados de las instituciones”.

BCN Antirumores ha querido atajar los rumores que se expanden por internet. “Las redes sociales son espacios donde la libertad de expresión y el debate crítico y constructivo tiene toda la cabida. Este protocolo apela a la responsabilidad de los usuarios que puedan recibir a través de las redes sociales mensajes que incomoden o indignen con un discurso insultante, manipulador o falsamente informativo entorno a la diversidad cultural. La viralidad de estos entornos digitales hace que los rumores discriminatorios se propaguen con mucha rapidez, muchas veces de forma impulsiva sin reflexionar sobre su contenido o veracidad”, asegura Elena Caballé del Institut Diversidades.

López ha remarcado que no se pueden permitir que “consignas como #StopIslam sean trending topic en una ciudad como Barcelona”. Desde el Ayuntamiento se tiene relación continuada con la Fiscalía del odio, donde se denunciarán los comentarios o comportamientos que se consideren delictivos.

Peñín ha explicado el protocolo en caso de rumores: “Recomendamos avisar al emisor que no vuelva a enviarnos este tipo de mensajes, de esta manera intentamos frenar la viralidad e invitamos a la persona a informarse y actuar responsablemente en las redes sociales”.